La vicepresidenta sentimental

18. enero 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El Gobierno de España tiene una vicepresidenta capaz de ponerse “sentimental” en medio de un acto público de carácter económico. Todo un alivio para la inmensa mayoría de los ciudadanos y ciudadanas de este país, que desde ayer saben que quienes les gobiernan empatizan con su desgracia, tras haber adoptado una política económica tendente a empobrecerles cada día más.

Después de que Rodríguez Zapatero y Rajoy no hayan sabido o querido proteger a la población española del estallido de una burbuja inmobiliaria ideada por Rodrigo Rato y alimentada por el propio ZP; después de más de 400.000 familias desahuciadas de sus viviendas por una ley injusta y por unas autoridades dispuestas a cumplirla mediante la fuerza policial; después de que varias personas prefirieran el suicidio voluntario al desalojo forzoso de sus viviendas; y sobre todo, después de que se haya creado el “banco malo” para absorber las casas cuyas hipotecas nunca serán pagadas; la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría es capaz de asegurar, con un nudo en la garganta, que el Gobierno facilitará un Fondo Social de Viviendas de Alquiler, porque un desahucio “nos puede pasar a cualquiera”.

Partiendo de la base de que esta medida no resolverá el drama inmobiliario que sufren cientos de miles de familias españolas, y que tampoco garantizará el derecho constitucional “a disfrutar de una vivienda digna y adecuada” (art. 47), cabe preguntar a la vicepresidenta por qué esta explosión emotiva no se produjo un año antes, cuando Rajoy y sus ministros tomaron posesión de sus cargos.

Y también cabe preguntar a la vicepresidenta sentimental qué pasará con las familias que no cumplan con los severos requisitos establecidos para acogerse a esta medida (los mismos fijados en el RD–Ley 27/2012 para retrasar el desahucio durante 2 años), o con las que no puedan reunir entre 150 y 400 euros al mes por carecer de ingresos todos los miembros de la unidad familiar, o con quienes queden fuera del ridículo cupo de 6.000 viviendas ofrecidas por la banca española para maquillar ligeramente el problema inmobiliario que sufre este país.

Sin embargo, todas estas preguntas nacidas de la racionalidad, quedarán disueltas en un mar de emotividad, ya que, como dijo ayer Sáenz de Santamaría casi con lágrimas en los ojos, “quiero saber, mes a mes, si esas llaves son de verdad la puerta de la esperanza a algo”. Cuidado con el rímel.

 

Tags: , , , , ,

One Comment to “La vicepresidenta sentimental”

  1. Patricia dice:

    Que fácil es soltar la lágrima cuando, a uno no le recortan los salarios, no le embargan su casa, por culpa de unos banqueros y políticos sin escrupulos, a esta señora yo la cogeria de la mano junto con su jefe de filas y la llevaria a presenciar esos desahucios, y a las filas de los comedores públicos, a que aguantara toda clase de improperios que desde las familias le podrian decir, vamos haber si allí también soltaba la lágrima o salia corriendo, a todo esto sin guardaespaldas, no tiene lo que hay que tener ni ella ni ninguno de los políticos de su gobierno. Desde luego que buena actriz se ha perdido el teatro,claro que nunca se sabe.