La visita papal y el desalojo de Sol

4. agosto 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) reaccionaba ayer ante una situación inverosímil en la que la Delegada del Gobierno en Madrid dictó una serie de órdenes contradictorias a la hora de autorizar el desalojo de los indignados de la Puerta del Sol madrileña.

 

Tiene razón este sindicato policial al afirmar que siempre hay que buscar las responsabilidades en los responsables, es decir, en el poder político que dirige a las fuerzas policiales. Cabría distinguir los casos individuales en los que ciertos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se extralimitan a la hora de desalojar a ciudadanos pacíficos, haciendo de la porra su razón de ser.

 

En cualquier caso, el poder político central, autonómico y local, parece haber decidido que hay que esconder a los indignados españoles durante la inminente visita papal a Madrid, en una actitud que recuerda a la que suele darse cuando se determina el traslado forzoso de prostitutas callejeras y de pequeños camellos durante la celebración de grandes eventos.

 

El movimiento 15M comienza a ser molesto para la clase política, tanto por la incontestable solidez de sus argumentos, como por el estrepitoso fracaso que han cosechado las principales instancias institucionales y mediáticas a la hora de desprestigiarlo.

 

De hecho, en un Estado democrático, las autoridades políticas deberían permitir que los indignados e indignadas tomasen contacto con el Papa Benedicto XVI, ya que las principales virtudes que adornan a quienes manejan los Mercados (soberbia, avaricia, gula, envidia o pereza) constituyen pecados capitales a los ojos de la Iglesia Católica.

 

Tal vez si alguien se lo pudiera explicar a Su Santidad, podríamos asistir a una condena eclesiástica contra los especuladores financieros internacionales, similar a aquella que Jesús de Nazaret dictó cuando expulsó a latigazos a los mercaderes que se habían instalado en el templo de Jerusalén.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados