Las cepas de la desigualdad

1. septiembre 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Parece que los gabinetes de comunicación e imagen aconsejaron a Mariano Rajoy que ayer inaugurase el nuevo curso político diciendo que “aquí no hablamos de brotes verdes, hablamos de raíces vigorosas”, antes de continuar con la parábola afirmando que ahora “vamos a recoger los frutos” porque “antes plantamos cepas nuevas”. De este modo, el apóstol del neoliberalismo zanjaba la cuestión de los cientos de miles de personas que se han quedado sin vivienda desde el comienzo de la crisis, de quienes permanecen todavía en el paro, de los que -con suerte- han podido acceder a un empleo basura, de los pensionistas que han perdido poder adquisitivo, de los niños que se han quedado sin beca de comedor, o de las personas que sufren físicamente los recortes sanitarios en forma de diagnósticos erróneos, intervenciones quirúrgicas postergadas, medicamentos inaccesibles o servicios de urgencias colapsados.

Las cepas de Mariano Rajoy y de su partido son las cepas de la desigualdad social, de la concentración de riqueza en cada vez menos manos, de los salarios de miseria, de las prestaciones sociales recortadas o eliminadas, de los derechos sociales robados, de los servicios públicos depauperados y de las pensiones insuficientes.

Por pura certeza matemática, estas cepas sólo pueden ofrecer el fruto del colapso de la economía, ya que sin un nivel aceptable de redistribución de la riqueza, un modelo económico basado en el consumo sólo puede aspirar a desmoronarse más pronto que tarde. La deflación en la que estamos entrando y el parón económico de los gigantes de la Eurozona, son dos serios avisos para los cuidadores de cepas.

El otro eje del discurso mediático de Rajoy durante los últimos días es la llamada “regeneración de la vida política”, que a diferencia de lo que sostienen el presidente y sus correligionarios, guarda poca relación con el fraude electoral que supondría la elección directa de alcaldes, y mucha con otras medidas como el control y transparencia en las instituciones, o la recuperación de la soberanía que los gobernantes del bipartidismo han entregado al Fondo Monetario Internacional, a las agencias de calificación, al Banco Central Europeo, a la OCDE, y a todos los demás artificios económicos pergeñados para hacer más ricos a los ricos y más pobres al resto.

 

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados