Las cloacas de Jorge Fernández Díaz

22. junio 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El gobierno conspira para fabricar delitos que impliquen a los dirigentes de la oposición. En una primera lectura, podría parecer que esta frase corresponde a un titular del Telediario relativo a Venezuela. Pero la conspiración no se ha producido en aquel país sudamericano, sino en España.

Según informa el diario Público [ver1] [ver2], mientras se gestaba el proceso independentista de Cataluña, el actual ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, conspiró con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, con el propósito de fabricar escándalos políticos en los que estuvieran implicados dirigentes de ERC y de CDC.

El uso partidista de las instituciones, la persecución penal de los disidentes, el chantaje policial contra quienes se desmarquen del oficialismo, son algunas de las aristas de este espinoso caso, que en cualquier país civilizado hubiera motivado la inmediata dimisión del ministro del Interior.

Pero España dista mucho de ser un país civilizado, precisamente por culpa de tipos como Jorge Fernández Díaz y de sus cloacas.

Hace casi dos años CRÓNICA DE ARAGÓN se preguntaba en este mismo espacio “¿Cuántos gürteles, eres y tresporcientos aguardan “diferidos” en no se sabe qué cajones, a la espera de ver la luz cuando llegue el momento político oportuno?” Las informaciones del diario Público nos responden, y también dan la razón a los políticos independentistas catalanes que hace un año denunciaban ser víctimas de una persecución policial infundada.

Ese es el flaco favor que ha hecho a su país un ministro con más pinta de falangista que de ministro. Gracias a Fernández Díaz, hoy ha vuelto a aumentar el número de independentistas en Cataluña, ya que todo ser libre aspira a vivir en un país que no tenga a Fernández Díaz como ministro del Interior.

Pero el tema no queda ahí, ya que según palabras pronunciadas por el propio ministro el 16 de octubre de 2014, “el presidente del Gobierno lo sabe”. La mala suerte de Mariano Rajoy es inmensa: el único tema del que consta que se ha enterado durante su mandato, es una conspiración institucional para fabricar casos judiciales contra los independentistas catalanes.

Tras estas revelaciones, no es probable que Rajoy dimita y renuncie a su candidatura a la Presidencia del Gobierno. Al fin y al cabo, estamos en un país en vías de civilización, donde una buena parte del electorado sigue gritando “¡Biban las caenas!” cada vez que llegan las elecciones.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados