Las memorias de un desvergonzado

10. noviembre 2010 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

Según el diccionario de la Real Academia, vergüenza es la “turbación del ánimo, que suele encender el color del rostro, ocasionada por alguna falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante, propia o ajena”. De esta definición puede concluirse que George W. Bush, además de un presunto criminal de guerra, es un perfecto desvergonzado.

 

El mensaje fundamental de sus memorias, recientemente presentadas bajo el título “Decision Points”, es que el ex presidente de los Estados Unidos no se arrepiente de nada. Como mucho, reconoce que se sintió más furioso que nadie cuando se supo que no había armas de destrucción masiva en Iraq.

 

Según Bush II no son suficientes motivos para enrojecerse haber organizado la invasión de un país soberano sin motivo alguno, ni tampoco haber enviado a uno de sus hombres más honestos (el general Colin Powell) a mentir descaradamente ante el Consejo de Seguridad de la ONU, ni mucho menos haber provocado decenas de miles de muertos en un conflicto bélico que ha dejado a Iraq en una situación social, económica y política mucho peor que la existente bajo la dictadura de Sadam Hussein.

 

Pero la desvergüenza de George W. Bush no termina ahí, ya que en “Decision Points” justifica la tortura como método para salvar vidas. Exactamente, el mismo argumento que utilizó durante siglos la Santa Inquisición, aunque cambiando el término “vidas” por el de “almas”.

 

Finalmente, el ex presidente afirma sentirse un tipo “sencillo y honesto”, al que la Historia juzgará. Ahí sí que acierta Bush, ya que en el mundo que vivimos los grandes criminales de guerra, los autores intelectuales de decenas de miles de asesinatos, sólo son juzgados por la Historia, ya que la Justicia se reserva, por ejemplo, para quienes agreden a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado dejándose pegar por sus porras. Los trabajadores de Lear–Épila saben algo de esto.

2 Comments to “Las memorias de un desvergonzado”

  1. Juan Manuel Puértolas dice:

    Este «menda» es repugnante, provoca al vómito.

  2. JOHNY dice:

    George Bush es un descarado criminal de guerra. Hay llevar a este desvergonzado ante la Corte Internacional de Justicia de la La Haya. Es dificil pero que creo que si se pone las pilas Baltazar Garzon puede lograrlo. He ahi una buena tarea para el celebre juez español.