Las prisas por intervenir en Siria

26. agosto 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Después de más de dos años en los que los rebeldes fundamentalistas sirios se han mostrado incapaces de derribar al gobierno de Damasco, algunas potencias occidentales muestran ahora su ferviente deseo de implicarse en una solución militar contra el presidente Bachar Al Asad. Mientras una comisión de Naciones Unidas se encuentra en el terreno investigando el posible uso de armas químicas por parte de alguno de los bandos, el secretario británico de Relaciones Exteriores, William Hague, declaraba hoy mismo a la BBC que no sería necesario el permiso de la ONU para intervenir militarmente en Siria.

Una situación que recuerda demasiado a aquella otra en la que cuatro presuntos criminales de guerra llamados George W. Bush, Tony Blair, José María Aznar y Jose Manuel Durao Barroso, se reunieron en las islas Azores para pergeñar un golpe de Estado contra la legislación internacional, a propósito de la invasión de Iraq en 2003. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas jamás permitió esa ilegalidad, pero ésta finalmente fue cometida con el resultado de 110.000 muertos iraquíes (de los cuales más de 66.000 eran civiles) y casi 4.000 muertos norteamericanos y aliados.

La excusa entonces fueron unas supuestas armas de destrucción masiva que presuntamente poseía el régimen de Sadam Husein, y que en realidad, no existían. Cabe recordar que durante los meses previos a la invasión, los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (entonces presidido por el egipcio Mohamed El Baradei) reclamaron insistentemente más tiempo para verificar la existencia o inexistencia de estas armas, petición que fue desoída por unos invasores a los que solo interesaba la guerra, la compraventa de armamento, las reservas de petróleo de Iraq, y el negocio de los ejércitos privados al servicio de quién sabe qué intereses.

Con este precedente, y con otros como el apoyo militar occidental a los yihadistas libios (que en 2011 consiguieron derrocar a Muamar El Gadafi para instalar un régimen de anarquía fundamentalista a menos de 300 kilómetros de la Unión Europea), el secretario británico de Relaciones Exteriores y quienes piensan como él, harían bien en guardarse las armas dentro de los pantalones hasta que los organismos internacionales competentes decidan si es preciso adoptar alguna decisión económica o militar contra el gobierno sirio, contra los rebeldes yihadistas que intentan arrebatarle el poder, o contra ambos.

 

Tags: , , , , , , , ,

One Comment to “Las prisas por intervenir en Siria”

  1. Antonio San José dice:

    Qué asco, de verdad, qué absoluta impotencia, qué indignación cuando uno pone la TV y ve a esos mentirosos «profesionales» de los medios masivos que justifican las matanzas y se hacen llamar “periodistas”.

    Evidentemente, sólo nos queda ya un recurso para detener la auténtica masacre: ¡difundir la Verdad!! Como que las armas químicas se las suministran a los «rebeldes» Francia, Estados Unidos e Irak. Además Irán entregará pruebas a la ONU de que el reciente ataque fue obra de los “rebeldes”.

    Menos mal que unos pocos medios como éste y RT difunden la verdad, y no los panfletos programadores de mentes que tan bien implantan algunos en la sociedad, para acondicionar así el ambiente para sus propósitos vejatorios contra los pocos países libres de la globalización criminal y neoliberal occidental, que ya vemos cómo nos tiene por estos lares.