Las víctimas de todos

12. marzo 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Las especiales circunstancias que han rodeado el octavo aniversario de los atentados del 11–M, con una Huelga General en el horizonte, ha introducido la polémica en los actos de conmemoración de las víctimas.

El carácter mononeuronal del pensamiento de algunos dirigentes de la derecha española les ha llevado a criticar la convocatoria de las manifestaciones celebradas ayer, 11 de marzo de 2012, contra la reforma laboral, por considerar que en un solo día no era posible honrar a las víctimas del atentado yihadista más grave de cuantos se han cometido en Europa, y a la vez, manifestarse contra la reforma laboral más grave de cuantas se han perpetrado contra las trabajadoras y trabajadores de este país.

El cinismo alcanza su grado sumo de la mano de algunas organizaciones de víctimas que intentan intervenir en la política cotidiana apoyándose en la memoria de todos los inocentes que murieron como consecuencia del fanatismo de otros.

Ayer era un día para recordar y para honrar a las 192 víctimas del 11–M, a las 829 de ETA, a las 23 del GRAPO, a las más de 100.000 de la represión franquista, y a todas aquellas que han sido asesinadas por el dogmatismo y por la injusticia. Las víctimas son de todos, porque de todos es el dolor que deja su ausencia, forzada y forjada por asesinos.

Pero ayer también era un día para rechazar en la calle una reforma laboral escrita por el dogmatismo y la injusticia, que va a llevar otro tipo de dolor a muchas familias españolas, mientras se sigue incumpliendo el mandato constitucional de que “toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general” (art. 128.1).

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados