Lecciones no aprendidas

5. noviembre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El asesinato de un ciudadano ruso a manos, presuntamente, de un ciudadano azerbaiyano, ha conseguido lo que no pudieron lograr varios ejércitos de la Alemania de Hitler durante la segunda guerra mundial: ver a miles de nazis paseando sus banderas por las calles de Moscú.

La historia nos enseña que el desplome del sistema capitalista en 1929 no trajo consigo la depuración de responsabilidades entre los culpables de la crisis, sino el asesinato en masa de millones de víctimas a manos de los diversos fascismos que surgieron en Europa para restaurar por la fuerza el orden socioeconómico deslegitimado por la extrema avaricia de especuladores y banqueros.

Parece que la Europa actual no ha aprendido esta lección de historia. El ascenso del fascismo en países socialmente tan avanzados como Francia, Holanda o Finlandia, o en otros que, como Rusia o Grecia, lucharon de forma tan admirable contra la ocupación nazi, es un elemento que debería preocupar a todos los demócratas del Viejo Continente.

En el caso que nos ocupa, las crecientes desigualdades sociales y los efectos antisociales de la crisis económica global se han convertido en el mejor caldo de cultivo para radicalizar a una sociedad que en otros tiempos practicaba la solidaridad, la multiculturalidad y la redistribución de la riqueza.

La nueva Rusia, sometida a los caprichos del dios Mercado en lo económico y al autoritarismo de Putin en lo político, está colocando a inmigrantes, homosexuales y activistas de los Derechos Humanos en un punto de mira que debería estar ocupado por magnates, mafiosos, gobernantes corruptos y receptadores de antiguas empresas públicas.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados