Ley Antiayuntamientos

12. diciembre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Multitud de ciudades españolas se movilizan hoy contra la Ley Antiayuntamientos que está preparando el régimen de Rajoy. Las razones de esta protesta están más que justificadas, si tenemos en cuenta que la futura norma supone una involución de varias décadas respecto a la autonomía de los entes locales.

Si la llegada de la democracia significó que los ayuntamientos se ponían al mismo nivel que el Estado central o las entonces novedosas comunidades autónomas (a pesar de seguir pendiente la asignatura de la financiación de los entes locales), hoy el PP pretende retrotraer el esquema institucional del Estado a situaciones anteriores a la muerte del dictador.

Bajo la pomposa motivación de “racionalizar” las administraciones locales (reclamo publicitario utilizado en la propia denominación de la ley) se esconde el evidente propósito de desactivar uno de los tres niveles institucionales del Estado, algo absolutamente lógico si tenemos en cuenta la ideología neoliberal que profesan quienes hoy detentan el Gobierno de España.

Los okupantes de la Moncloa (como ya hemos dicho en otras ocasiones, este adjetivo sólo podría escribirse con “c” en el caso de que el PP hubiera sido fiel a todo aquello que prometió a la ciudadanía durante la campaña electoral de las últimas generales) se están convirtiendo en unos maestros del arte del eufemismo, ya que a la supresión de los Ayuntamientos la llaman “racionalización y sostenibilidad de la administración local”, a la cadena perpetua de toda la vida la denominan “prisión permanente revisable”, y los rescates a la banca que acaban pagando los ciudadanos son definidos como “líneas de crédito en condiciones ventajosas”.

 

Tags:

Comentarios cerrados