Liberia, sin ébola

11. mayo 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La Organización Mundial de la Salud acaba de declarar a Liberia como territorio libre de ébola, después de que la epidemia infectase a 10.322 personas en el país. 189 de las 4.608 víctimas mortales registradas en Liberia eran personal sanitario que arriesgaron (y perdieron) sus vidas ayudando a los enfermos.

Una especie de distorsión cuántica hace que las tragedias del tercer mundo sean percibidas en los conocidos como “países desarrollados” (llamados así a pesar de que han desarrollado más bien poco su capacidad empática con los más desfavorecidos) con una intensidad mucho menor que las ocurridas en suelo propio.

De esta manera, los 2.973 civiles inocentes que murieron en los atentados del 11-S adquieren un protagonismo que no merecen los 2.973 civiles inocentes que son masacrados casi a diario en las guerras olvidadas de África. Del mismo modo, si un comando terrorista hubiera irrumpido en un instituto de Boston, de Munich o de Barcelona para secuestrar a más de doscientas jóvenes con el propósito de violarlas repetidamente y de comerciar con ellas en el mercado del esclavismo sexual, la respuesta policial y militar del llamado “primer mundo” hubiera sido especialmente contundente. Pero estas jóvenes tuvieron la mala suerte de nacer en Nigeria.

La misma mala suerte que han tenido las víctimas del ébola en Liberia, Sierra Leona y Guinea. Decenas de miles de personas que vieron cómo los sistemas sanitarios de sus países colapsaban a las primeras de cambio, mientras la comunidad internacional (con la excepción de Cuba y del resto de la Alianza Bolivariana) necesitaba casi un año para tomarse en serio la epidemia, algo que Europa y Estados Unidos sólo hicieron cuando el virus llegó a sus territorios a bordo de cooperantes enfermos repatriados.

Una reacción occidental más rápida y eficiente hubiera salvado la vida a miles de personas en África. Sin embargo, ningún gobernante será juzgado nunca por omisión del deber de socorro, delito incluido en el Código Penal español y en las legislaciones de otros países. No obstante, quizá algunos, los más honestos, interioricen como lección que jamás debe repetirse la monumental tragedia humanitaria que la comunidad internacional acaba de provocar en África.

 

Tags: , ,

Comentarios cerrados