¡Libertad para Raquel!

24. marzo 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Hoy, como hace cuarenta años, la Policía del régimen detiene a los rojos por el simple hecho de pasear por la calle con apariencia de rojos. Hoy, como hace cuarenta años, muchos españoles buscan la prensa extranjera para conocer informaciones veraces sobre lo que está ocurriendo en su propio país. Hoy, como hace cuarenta años, los hijos de los represaliados deben acudir a las puertas de los Gobiernos Civiles (llamemos a las cosas por su nombre) para pedir la libertad de los padres o madres detenidos.

Raquel Tenías, responsable de Movimientos Sociales y Ciudadanos de IU–Aragón, cometió el pasado sábado el horrible delito de pasear por una céntrica calle de Madrid tras haber participado en una multitudinaria manifestación que exigía pan, trabajo, techo y dignidad para todas las personas que residen en este país.

Su pacífica actuación y su ejemplo cívico no fueron argumentos suficientes para evitar que unos energúmenos vestidos de azul se bajaran de una furgoneta policial y la detuvieran sin motivo alguno junto a otra manifestante. Quizá estos agentes cuyos sueldos pagamos todos, pero que sólo se muestran obedientes ante un poder político ilegítimo y prostituido al poder económico, tenían orden de incrementar como fuera el número de personas detenidas para presentar a las Marchas de la Dignidad como un sinónimo de caos y de violencia. Quizá la incomprensible e indignante detención de Raquel se debió a un simple exceso individual de uno o varios “policías” pasados de revoluciones mentales.

Sea como fuere, el Partido Popular está consiguiendo que esta España neoliberal, caracterizada por la pobreza, el autoritarismo y la desigualdad social, se parezca cada vez más a la España dictatorial de hace cuarenta años. La única diferencia es que entonces había una esperanza llamada “democracia”, mientras que hoy sabemos que la democracia también sirve para que un partido político nos retrotraiga a situaciones dictatoriales, apoyado en una mayoría absoluta fraudulenta alcanzada mediante engaños masivos al electorado.

Si en el PP queda todavía algún dirigente comprometido con la democracia, la Constitución y los Derechos Humanos, va siendo hora de que reclame a sus correligionarios el fin del Estado policial construido como soporte para acallar la contestación social que, cada vez con más fuerza, se opone a las contrarreformas socioeconómicas pergeñadas por poderes ajenos a las urnas de este país.

En cualquier caso, y mientras los hipotéticos dirigentes honestos del PP se dedican a esta noble tarea, es imprescindible que hoy mismo queden en libertad sin cargos Raquel Tenías y todas las demás personas ajenas a los incidentes ocurridos tras la manifestación de las Marchas de la Dignidad.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados