Libia: intervención, migración y barbarie

2. marzo 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Varias informaciones han reflejado esta semana la situación de barbarie y salvajismo que vive Libia, tras la intervención militar aliada que en 2011 apartó del poder a Gadafi. Lógicamente, la biempensante y adocenada opinión pública europea no se ha conmovido por ello.

El pasado viernes, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, realizaba unas declaraciones al grupo editorial alemán Funke en las que decía que la UE debía “instalar campos de refugiados en Libia” para que la gente “pueda vivir dignamente allí un par de meses o años”, ya que en su opinión, “o actuamos ahora o 20 millones de africanos llegarán a Europa en los próximos años”. Declaraciones que merecían el reproche inmediato de una parte de la izquierda europea en la Eurocámara, por xenófobas.

Pocos días después de que Tajani abriera la boca, se conocía un informe elaborado por UNICEF en el que se detallaba la situación que viven a diario las personas migrantes en Libia. Destaca un dato espeluznante que, sin embargo, ha pasado desapercibido en Europa: casi la mitad de los niños y mujeres migrantes denuncian haber sufrido agresiones sexuales en la ruta del Mediterráneo central, siendo especialmente preocupante la realidad que se vive en Libia.

Una situación cuyas raíces se hunden en 2011, cuando los gobiernos del Reino Unido, Francia, España o Estados Unidos decidieron convertir la Libia de Gadafi en un Estado fallido gobernado por mercenarios, traficantes y yihadistas. Hasta el propio Parlamento británico reconoció en septiembre que esta intervención militar aliada “estuvo basada en conjeturas erróneas”, que la operación “no contó con información precisa de inteligencia”, y que contribuyó al “auge del Estado Islámico en el norte de África”.

Si al gran gendarme americano y a sus bomberos toreros europeos les molestaba el carácter autoritario del régimen de Gadafi, ahora mismo deberían estar bombardeando Arabia Saudí o Catar. Pero no lo están haciendo porque lo que realmente buscaban en 2011 era eliminar los restos del panarabismo laico representado en naciones como Libia o Siria. En Libia lo consiguieron; en Siria, de momento, no.

Por eso, es justo atribuir todo el sufrimiento que en estos momentos está viviendo la población autóctona y migrante en Libia, a la pandilla de tuercebotas encorbatados que en 2011 formaban parte de los gobiernos de David Cameron, Nicolas Sarkozy, Rodríguez Zapatero, Silvio Berlusconi o Barack Obama, entre otros. Por supuesto, ninguno de ellos pagará por sus crímenes. Ya sabemos que en las democracias avanzadas, “la justicia es igual para todos”. Lo dijo un rey.

Ahora, para redondear su operación “Democratización de Libia”, la UE sólo tiene que construir campos de concentración para migrantes, y subcontratar para su gestión a las mafias de mercenarios, traficantes y yihadistas que gobiernan el país.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados