Lo que dijo y lo que no dijo ayer la OCDE

9. septiembre 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El secretario general de la OCDE (organismo que se enteró de la crisis financiera mundial al leer la prensa el día siguiente) se apareció ayer en Madrid ante unos periodistas para revelar sus profecías sobre la evolución de la economía española. Ángel Gurría vaticinó un crecimiento del 1,2% para este año, y del 1,6% para 2015, aunque alertó del parón económico que sobrevendría a partir de esa fecha si la UE no dejaba de recortar los salarios.

La alternativa sugerida por la OCDE es bajar los salarios, pero no tanto los directos (que quedarían congelados en los actuales niveles de subsistencia), sino los indirectos (impuestos sobre rentas del capital para servicios y prestaciones públicas) y los diferidos (cotizaciones empresariales al sistema público de Seguridad Social para las futuras pensiones). No habló Gurría sobre los salarios simulados, aunque esta circunstancia no resulta relevante para la economía nacional por ser una peculiaridad propia de la sede del partido en el Gobierno.

El máximo responsable de la OCDE tampoco explicó que lo que en realidad pretende la propuesta de reducir las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social es desmontar el sistema público de pensiones para dar paso a otros modelos privatizados, mucho más onerosos para el trabajador y notablemente más lucrativos para todos los bancos y aseguradoras que buscan nuevos modelos de negocio tras el pinchazo de la burbuja inmobiliario-financiera.

Gurría cerró su aparición con una maniobra de trilero, al proclamar urbi et orbi que cuanto más se reduzcan las cotizaciones sociales que deben pagar los empresarios, más trabajadores serán contratados. El secretario general de la OCDE oculta o desconoce que la contratación depende realmente de la necesidad de mano de obra que haya en un momento determinado, y que en el mundo desarrollado esta necesidad evoluciona hoy hacia el mínimo posible, a causa de la automatización de tareas y de la deslocalización de unidades productivas, problemas ante los cuales la OCDE no sabe/no contesta.

Tras esta demostración de incultura o de manipulación (cada cual piense lo que quiera), resulta casi irrelevante que Ángel Gurría propusiera una bajada de impuestos directos (IRPF, sociedades,…) y una nueva subida de impuestos indirectos (IVA, medioambientales,…) sabiendo que eso resta progresividad al sistema fiscal español, lo cual es manifiestamente anticonstitucional. La cuestión es la siguiente: ¿por qué el Gobierno de España crucifica a un responsable político catalán cuando anuncia que va a incumplir la Constitución convocando un referéndum sin tener competencias para ello, mientras recibe con honores a un ciudadano mexicano que propone que se incumpla la Constitución Española en materia fiscal?

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados