Los despidos de Ibercaja

24. marzo 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Hace algunos años tuvo lugar una interesante conversación entre un cliente y una empleada de Ibercaja. El cliente acudió a la oficina número 0106 de la entidad (ubicada en la avenida Cesaraugusto 39-41 de Zaragoza) para hacer en ventanilla una transferencia a favor de su casero. La empleada le indicó que la operación estaba fuera de horario y que no podía realizarla.

Ante la perplejidad del cliente, la empleada le recomendó que hiciera la gestión a través de Internet, a lo que el cliente replicó que, entre otras cosas, estaba allí presencialmente para salvaguardar el puesto de trabajo de la empleada, ya que si todos hacíamos las gestiones de Ibercaja a través de Internet, pronto empezarían a sobrar empleados humanos en las oficinas.

La empleada entonces, con un mohín altanero, zanjó la conversación diciendo que, en caso de que se acabara el trabajo en Ibercaja, ya encontraría otro empleo en otro lugar.

Pues bien, puede haber llegado la hora de que aquella empleada vaya empezando a redactar su currículum. Y es que, aunque Ibercaja cerró 2016 con un beneficio neto de 143 millones de euros (un 70% más que el año anterior), la entidad acaba de anunciar el despido de 686 trabajadores (el 12% de su plantilla) y el cierre de 160 oficinas (el 13% de las que tiene abiertas en toda España).

686 puestos de trabajo que se destruyen en una empresa con beneficios, y que jamás volverán a estar disponibles para futuras generaciones de trabajadores.

Por lo tanto, si la medida no beneficia a los empleados de la entidad, ni tampoco a sus clientes, no es preciso estudiar demasiado para comprender que el ERE de Ibercaja sólo favorece a los grandes accionistas de la entidad, que a partir de ahora incrementarán sus beneficios gracias a una notable reducción de los costes.

En cualquier caso, y a pesar del volumen de la cacicada, cabe señalar que la decisión de Ibercaja ha recibido muy pocas críticas en Aragón. Al fin y al cabo, siempre se ha dicho que esta comunidad autónoma está férreamente controlada por dos poderosos caciques (Ibercaja y Heraldo de Aragón), que suelen contar con el “dejar hacer, dejar pasar” de las principales instituciones públicas de la región.

____________

NOTA A LOS LECTORES Y LECTORAS: Obsérvese que este diario nunca ha incluido ni espera incluir publicidad de Ibercaja

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados