Los recortes que vienen

28. julio 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La Comisión Europea acaba de perdonar a España por no haber recortado el déficit en 2015 hasta los niveles que exigía el Pacto de Estabilidad. El régimen de Rajoy consigue de este modo salvar el tipo, en plena fase de negociación para la investidura. Sin embargo, el indulto concedido por Bruselas deja abiertos otros debates tan importantes o más que el del perdón obtenido.

El primero tiene que ver con la criminalización propagandística que la derecha ha perpetrado durante los últimos meses contra una parte de la izquierda, por defender una renegociación del Pacto de Estabilidad que diera más tiempo a los Estados para cumplir sus objetivos, de forma que la reducción del déficit fuera acompañada por políticas de estímulo a la economía, sin menoscabo del Estado del Bienestar.

Pues bien, lo que ha hecho el régimen de Rajoy es renegociar el déficit con el fin de que España disponga de más tiempo para cumplir sus compromisos. Algo muy parecido a lo que defendían personajes como Alexis Tsipras o Pablo Iglesias. Una vez más, podemos comprobar que la hipocresía de la derecha es ilimitada.

La segunda reflexión tiene que ver con los recortes presupuestarios que se pondrán en marcha tras la investidura del nuevo presidente del Gobierno. La Comisión Europea ha establecido un déficit máximo del 4,6% del PIB para este año, del 3,1% para 2017 y del 2,2% para 2018, independientemente de cómo vaya evolucionando la economía española. Si tenemos en cuenta que el aumento del déficit en 2015 por el cual casi nos castiga Europa tiene que ver con una apertura del grifo del gasto público para ganar las múltiples elecciones que se celebraron el año pasado, y considerando que este “dispendio” no ha incidido apenas en la recuperación de la economía real, podremos intuir lo que nos espera a partir de ahora.

De todo ello, CRÓNICA DE ARAGÓN alertaba hace más de un año en este mismo espacio.

Y la última de las reflexiones que suscita este indulto gira en torno a la flexibilidad con la que aplica las normas esta Unión Europea. Tras varios meses de debates acerca de la multa que podría merecer España por desviarse de sus objetivos de déficit, nos encontramos que la fe neoliberal compartida por Bruselas y Madrid es el elemento que libra a nuestro país de todos los males.

Una actitud absolutamente medieval en la Europa del siglo XXI. Cabría preguntarse si España se hubiera librado de la multa en el caso de que las urnas se hubieran decantado por Pablo Iglesias como futuro presidente del Gobierno. El precedente de Grecia, donde los “demócratas” europeos masacraron la decisión que el pueblo había tomado en las urnas, responde por sí solo.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados