Menos parlamentarismo y más Política

30. agosto 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El curso político ha comenzado en Aragón con una incomprensible polémica entre los partidos de izquierda para sustituir al presidente del parlamento autonómico, cuya dimisión oficial todavía no se ha producido. La anunciada renuncia del socialista Antonio Cosculluela como presidente de las Cortes de Aragón, ha provocado el mismo efecto que una gota de sangre en un tanque con un tiburón.

La reunión que ayer por la mañana celebraron representantes de PSOE, Podemos, CHA e IU sólo sirvió para que el PP argumentara por la tarde que “en lo único en lo que están de acuerdo los grupos de izquierdas es en que no son capaces de llegar a ningún acuerdo, y mucho menos cuando luchan por repartirse los sillones”. Un mensaje exagerado, pero muy efectivo de cara a esa mayoría ciudadana que vive con el sentido crítico aletargado.

Hay que recordar que hace algo más de un año ya tuvo lugar un debate sobre la composición de la Mesa de las Cortes de Aragón, con el consiguiente reparto de puestos entre los grupos parlamentarios (2 para el PSOE, 2 para el PP y 1 para Podemos). Por ello, la salida de uno de los componentes de la Mesa debe conducir, necesariamente, a su sustitución por otro del mismo grupo, a no ser que pretendamos vivir enfrascados en estériles debates institucionales que sólo sirven para incrementar el desprestigio de la Política.

Desde este punto de vista, resultan ridículas las declaraciones de la diputada de Podemos y vicepresidenta primera de las Cortes, Violeta Barba, según las cuales “sería extraño que el PSOE siguiera en la Presidencia porque su candidato se quiere marchar”. Declaraciones que únicamente podrían comprenderse en el caso de que el PSOE tuviera sólo un diputado en las Cortes de Aragón. Sin embargo, se da la circunstancia de que el Partido Socialista tiene 18, cuatro más que Podemos.

Por ello, sería deseable que los cuatro partidos de izquierdas representados en las Cortes de Aragón huyan de debates sobre sillones y se dediquen a consensuar políticas progresistas que contrarresten, al menos en el espacio autonómico, la ofensiva global que el neoliberalismo ha iniciado contra las libertades y los derechos de las personas.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados