Ni perrito que le ladre

20. enero 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Una de las formas más castizas de referirse a la soledad es aquel adagio que dice: “No tengo padre, ni madre, ni perrito que me ladre”, luego versionada por Antonio Machín en su tema “El huerfanito”: “Yo no tengo padre, yo no tengo madre, yo no tengo a nadie que me quiera a mí”.

Pues bien, Donald Trump, que hoy toma posesión como nuevo presidente de los Estados Unidos, no tiene perrito que le ladre ni cantante que le cante. Tras infructuosas gestiones para reunir a artistas de primera fila, el equipo de Trump sólo ha podido juntar a una desconocida soprano de 16 años, a un coro mormón y a una compañía de baile neoyorquina.

Ningún artista de renombre internacional ha querido ser cómplice de la toma de posesión del primer presidente fascista de la historia de los Estados Unidos, aupado hasta el cargo por una legión de comehamburguesas descerebrados y por un sistema electoral corrupto, capaz de dar la victoria al perdedor de las elecciones, tal como acaba de ocurrir.

A partir de hoy, con un vaquero chiflado en la Casa Blanca, con un machista homófobo y autoritario en el Kremlin, y con una Unión Europea donde los derechos sociales y las libertades fundamentales retroceden al ritmo del neoliberalismo más inhumano, es muy posible que haya que comenzar a hablar de una nueva era de horror, explotación e ignominia.

El impulso humanista que trajo consigo el final de la II Guerra Mundial puede estar tocando a su fin, dando paso a un tiempo oscuro en el que “lo normal” sea el despotismo de los poderosos y el pasotismo del resto.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados