No a la guerra de Libia

28. marzo 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

Por alguna razón que desconocemos, la dictadura de los Mercados ha decidido que los rebeldes tienen que ganar el gobierno de Libia. Así lo demuestran las actuaciones militares de los llamados “aliados”, supuestamente orientadas a “proteger a los civiles y las zonas pobladas por civiles que estén bajo amenaza de ataque en la Jamahiriya Arabe Libia, incluida Benghazi” (resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU), pero que en la realidad sirven para dar soporte aéreo a unos “civiles” que viajan a bordo de tanques o de vehículos artillados bajo bandera rebelde.

 

De hecho, el desarrollo militar de esta resolución está constituyendo la ceremonia de la manipulación más escandalosa de la historia reciente, ya que en esta ocasión los “aliados” ni siquiera se molestan en esconder sus verdaderos propósitos, como hicieron en intervenciones anteriores.

 

Además, el pasado no está resultando ser el mejor aliado de los mandatarios occidentales. Después de haber traicionado a trabajadores, pensionistas y parados, Rodríguez Zapatero traiciona ahora su propia filosofía del “no a la guerra” y de la “alianza de civilizaciones”, al tiempo que asegura que la intervención no persigue el derrocamiento de Gadafi.

 

Mientras tanto, su homólogo francés Nicolas Sarkozy incita al mandatario libio a abandonar el poder cada vez que abre la boca, al tiempo que ningún tribunal francés investiga si es cierto o no que el presidente galo recibió dinero del ahora “sanguinario dictador libio” para su campaña electoral, tal como aseguró en su momento uno de los hijos de Gadafi.

 

Al parecer, los únicos argumentos que son capaces de exhibir los “aliados” son la condición de dictador de Gadafi, y los supuestos crímenes contra la Humanidad que ha cometido para frenar las revueltas. Sin embargo, la realidad es tozuda al señalar que en este momento hay más de cincuenta dictaduras similares en el mundo contra las que no se ha planteado ni se va a plantear una operación militar “aliada”.

 

La realidad indica también que hace dos meses Gadafi era amigo de muchos de los dirigentes occidentales que ahora ordenan bombardear sus tropas; que nadie hasta el momento ha aportado pruebas creíbles sobre los crímenes contra la Humanidad cometidos por Gadafi en territorio rebelde; y que Libia ocupa el puesto nº 53 (considerado como “alto”) en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU 2010, por delante de un miembro de la UE como Bulgaria (58), y de otros países como Serbia (60), Rusia (65) o Brasil (73).

Tags: , , ,

Comentarios cerrados