No, la justicia no es igual para todos, Majestad

8. mayo 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Después de que la crisis económica se haya llevado por delante el liquen formado por la igualdad y el bienestar, ha quedado al descubierto la piedra de la situación real de este país. La piedra dura y fría de quienes manejan España con el mismo alarde caciquil que mostraron sus antepasados durante siglos. La piedra dura y fría de las injusticias sociales y económicas. La piedra dura y fría de los privilegios de unos pocos frente a la subordinación de la mayoría.

A diferencia de lo que dijo nuestro monarca durante la Nochebuena de 2011, la justicia no es igual para todos. La ley sí lo es, pero la justicia, es decir, el mecanismo de aplicación de la ley general a cada caso concreto, no. El rechazo a la imputación de la infanta Cristina de Borbón en el caso Nóos que ayer decretó la Audiencia Provincial de Palma, deja muchas preguntas ¿Se habría impedido judicialmente la imputación de una directiva de la Asociación Instituto Nóos y copropietaria de la empresa Aizoon si no fuera hija del Rey de España? ¿Habrían salido en su defensa la mayor parte de la casta política, la Fiscalía, la Abogacía del Estado y hasta la propia Casa Real?

La respetuosísima y fundamentadísima imputación decretada por el juez Castro con el objetivo de que la infanta explicase en sede judicial el grado de participación que mantenía en los oscuros negocios de su marido, ha quedado olvidada en la cuneta. Muchos de los poderes fácticos de este país consideraron que, ante la “osadía” del juez Castro, la mejor estrategia era blindar al linaje que ejerce la Jefatura del Estado, aun a costa de indignar un poco más a un pueblo ya bastante indignado.

Una estrategia que puede volverse en contra de sus promotores, ya que, como dijo Bertold Brecht, “las revoluciones se producen en los callejones sin salida”. Callejón sin salida es la “desimputación” de la infanta cuando todavía quedan dudas acerca de su nivel de implicación en la trama Nóos; callejón sin salida es que la derecha política y económica de este país haya roto unilateralmente el consenso constitucional en materia socioeconómica; callejón sin salida es el que cada día ve una buena parte de la población de este país respecto a sus perspectivas de futuro.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados