Nuevas mentiras, nuevas claudicaciones

10. julio 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Mintieron cuando afirmaban que jamás recortarían en Educación y Sanidad porque estas dos áreas se encontraban protegidas tras la línea roja de su programa de gobierno.

Mintieron cuando decían que el macro rescate europeo a la banca española no conllevaba condicionalidad para la población de nuestro país, puesto que eran los bancos, y no España, los que recibían el dinero.

Mintieron cuando aseguraban que jamás subirían el IVA, porque hacerlo perjudicaría a los trabajadores, los mismos trabajadores de quienes pretendían recabar el voto aquel 20 de noviembre de 2011.

Mintieron y siguen mintiendo, en medio de una espiral de obediencia debida a unas autoridades comunitarias absolutamente descerebradas por su acatamiento a los dogmas del dios Mercado.

El Gobierno de Mariano Rajoy no puede seguir excusándose en la situación económica dejada por Rodríguez Zapatero, ya que desde aquel fatídico 12 de mayo de 2010 en el que se acabó la democracia en España, ambos Ejecutivos comparten ideología económica neoliberal.

Tampoco puede justificar Rajoy sus incumplimientos diciendo que desconocía la situación real de la economía española, teniendo en cuenta que todo el mundo mínimamente informado la conocía.

Por mucho que lo ordene Europa, subir el IVA en España reducirá el consumo e incrementará el paro. Aumentar la jornada laboral de los funcionarios traerá consigo despidos masivos de empleados eventuales que trabajan para la Administración, lo que también hará que el desempleo crezca. Recortar las prestaciones por desempleo es consecuencia lógica de las dos medidas anteriores, pero conlleva la posibilidad de que millones de españoles y españolas caigan en la exclusión social, algo que prohíbe expresamente la Constitución. A fecha de hoy, este riesgo afecta a doce millones de personas en nuestro país.

Mientras tanto, el Gobierno pasa por alto la posibilidad de subir los impuestos directos a las rentas más altas, es decir, a aquellas que se beneficiaron exponencialmente de la burbuja inmobiliario–financiera.

Mariano Rajoy, que durante más de siete años compartió Consejo de Ministros con un tal Rodrigo Rato, se dispone a hundir la economía española, tal vez sin saberlo. Cada una de las reformas aprobadas empeora la situación, mientras la prima de riesgo sube, los inversores huyen y los intereses de la deuda española se disparan.

 

Tags: , , , , , , ,