Nuevo impulso en infraestructuras

22. julio 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La reapertura del Canfranc y el desdoblamiento de las carreteras nacionales II y 232 a su paso por Aragón, son reivindicaciones históricas de esta tierra que, sin embargo, no han sido capaces de materializar ninguno de los tres partidos que se han turnado en el Ejecutivo autonómico a lo largo de los últimos 32 años.

PSOE, PAR y PP han chocado contra un muro de desprecio cada vez que han planteado estas necesidades ante el Gobierno de España, independientemente de que los miembros de éste pertenecieran o no al mismo partido que los gobernantes aragoneses.

La patata caliente ha caído ahora en manos de una formación política, Chunta Aragonesista, que desde siempre ha mantenido una actitud altamente reivindicativa respecto a estas dos necesidades de nuestro territorio.

La coordinación institucional que ayer comenzó entre el nuevo Gobierno de Aragón y los alcaldes de la N-232 es un paso tan correcto como manido. Durante más de tres décadas, el acuerdo institucional interno en Aragón ha sido casi total entorno a estos dos asuntos, y por lo tanto, no es preciso volver a explicitarlo.

Lo que hace falta es volver a la carga en la lucha contra Madrid (algo que también ha hecho el consejero Soro a través de su solicitud de reunión con la ministra de Fomento) para que la ciudadanía aragonesa compruebe si el muro de desprecio puede derribarse, o si por el contrario, los intereses económicos que lo sustentan son tan poderosos que anulan cualquier reivindicación sensata que llegue hasta ellos por la vía institucional.

Sabemos que el dios Mercado (ese mismo que ha doblegado a presidentes del Gobierno españoles y a primeros ministros griegos ubicados entre la derecha y la izquierda radical), no entiende de conexiones fronterizas alternativas a las ya consolidadas, ni de situar la seguridad de las personas por encima de los intereses económicos de aquellos que se ganan la vida poseyendo autopistas de peaje.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados