Objetivo Siria

7. mayo 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Después de que los Estados laicos de Túnez, Egipto y Libia hayan caído en manos de los fundamentalistas islámicos, todo parece indicar que el premio Nobel de la Paz Barack Obama está decidido a que Siria emprenda ese mismo tránsito. El presidente norteamericano aún no ha desautorizado al portavoz de la Casa Blanca por haber afirmado que su país es “muy escéptico sobre las denuncias de que la oposición ha usado armas químicas” porque “si esas armas han sido utilizadas, lo más probable es que haya sido por parte del régimen”.

Declaraciones que contrastan poderosamente con las efectuadas por el presidente de la Comisión de Investigación de la ONU sobre Siria, Paulo Sergio Pinheiro, cuando afirmó que “la comisión desea clarificar que no ha encontrado evidencias concluyentes del uso de armas químicas en Siria por alguna de las partes en conflicto”, e incluso con la magistrada suiza miembro de esa misma Comisión, Carla del Ponte, que dijo que “disponemos de testimonios sobre la utilización de armas químicas, en particular de gas sarín, no por parte del Gobierno, sino de los opositores”.

La mejor baza de Obama es que los informes sobre la supuesta utilización de armas químicas por parte de Bashar Al–Asad vienen firmados por los mismos servicios secretos norteamericanos que aseguraban que Sadam Husein poseía unas inexistentes armas de destrucción masiva, o que se enteraron de los atentados del 11–M cuando encendieron el televisor y vieron que caían las Torres Gemelas.

En todo caso, resulta sospechoso que Washington, Londres o Tel Aviv se muestren inflexibles con Bashar Al–Asad en el caso de que el gobierno sirio haya utilizado armas químicas, y no demuestren esa misma intolerancia si los culpables fueran los fundamentalistas armados de la oposición.

Parece que el maquiavélico plan consiste en procurar que todas las casillas musulmanas del tablero de los conflictos bélicos del futuro, estén en manos de fundamentalistas radicales. Al fin y al cabo, éstos son mucho más rentables para los señores del negocio de la guerra que unos simples y sensatos gobernantes laicos.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados