OCDE, ni sí ni no, sino todo lo contrario

15. marzo 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), presentado ayer en Madrid por su secretario general Ángel Gurría, dice al mismo tiempo que “España disfruta de una sólida recuperación económica”, que “el desempleo sigue situándose en niveles muy altos” y que “la pobreza ha aumentado, debido fundamentalmente a la falta de empleo de calidad”.

Y ante esta situación, lo que propone la OCDE es incrementar las políticas activas de empleo, reducir las cuotas a la seguridad social, subir el IVA, abaratar el despido y, en general, profundizar en todas las reformas neoliberales que nos han llevado a la situación de pobreza y precariedad laboral denunciada por la propia OCDE.

Es posible que el señor Ángel Gurría piense que los españoles somos tontos, y es posible, incluso, que en buena medida lo seamos. Pero meter en un mismo informe los conceptos de recuperación económica, pobreza y precariedad laboral, no deja de ser un enorme ejercicio de cinismo.

Lo que no dijo Gurría, que disfrutó del honor de tener a su lado al ministro De Guindos (ese que antes de ser ministro ejerció como máximo responsable de Lehman Brothers en España hasta la quiebra de la compañía), es que esas reformas económicas del régimen de Rajoy que tanto alaba, consisten en trocear el empleo preexistente para crear otros empleos más precarios pero numéricamente más abundantes.

Lo que no dijo Gurría es que, gracias al neoliberalismo, al menos dos generaciones de españoles y españolas van a vivir peor que sus abuelos y que sus padres, y que esta falta de horizontes vitales y laborales está haciendo crecer la emigración de nuestros jóvenes mejor preparados, tan necesarios en España para la sostenibilidad demográfica y para el pago de las futuras pensiones.

Lo que no dijo Gurría es que las organizaciones que, como la OCDE, se dedican a hacer proselitismo de la ideología neoliberal, están socavando todos los equilibrios sociales alcanzados hasta el momento en el llamado primer mundo, lo que sin duda traerá consecuencias extremadamente desagradables para toda la población, ricos incluidos.

Lo que no dijo Gurría es que ejerce como secretario general de una organización tan contradictoria como inútil.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados