Operación Estado Islámico

29. agosto 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

No cabe duda de que el nuevo mundo ultratecnológico y neoliberal que surgió tras la caída del muro de Berlín, funciona a golpe de mensaje publicitario. La temida Al Qaeda, cuyas conexiones originarias con algunos servicios secretos occidentales quedaron más que demostradas, ha dado paso a su versión 2.0, con el surgimiento del llamado Estado Islámico de Irak y el Levante, que luego ha recortado sospechosamente su denominación por la más publicitaria de Estado Islámico.

Cuando la fabricación de armamento deja de ser una actividad auxiliar de la Defensa para convertirse en un negocio privado de primer orden, cada país o grupo de países necesita un enemigo que justifique la dedicación de ingentes cantidades de dinero público para la adquisición de armas.

A diferencia de la paz, que es un estado natural, el conflicto significa negocio, y el negocio es el principal dogma económico del mundo actual, para desgracia de sus habitantes.

Por eso, antes de hablar de operaciones militares aliadas para frenar el avance de los terroristas retrógrados e infrahumanos que forman parte del autodenominado Estado Islámico, debería investigarse a fondo quién o quiénes les han financiado hasta el momento y quién o quiénes les han proporcionado las armas que utilizan para asesinar a todas aquellas personas que no comparten su credo fundamentalista. Es muy posible que, como alguien dijo una vez, no estén “en desiertos remotos ni en montañas lejanas”.

 

Tags: ,

Comentarios cerrados