Patetismo sindical

17. octubre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Si doscientos militantes del Partido Popular se concentraran frente a una sede judicial para apoyar ruidosamente al imputado Luis Bárcenas, insultando –de paso– al juez Ruz, no serían pocos los sindicalistas de UGT y de CCOO que descalificarían el episodio afirmando que había sido protagonizado por una jauría de fachas con la intención de interferir en la acción de la justicia para beneficiar a un chorizo. Por eso resultan tan incomprensibles como patéticas las concentraciones sindicales que se vienen produciendo durante los últimos días ante la sede de los juzgados de Sevilla para respaldar la gestión de los dirigentes de UGT y CCOO imputados en el caso de los ERE fraudulentos, y –de paso– para insultar a la juez Alaya.

Las detenciones de Salvador Mera (secretario general de UGT en Cádiz), Roberto Carmona (exsecretario de Desarrollo Industrial de CCOO Andalucía) y de Francisco Casado (exsecretario de Acción Sindical de CCOO Córdoba) no tienen que ver con ningún fenómeno de represión política o sindical similar a los que antaño ocurrían en España, sino con una causa por corrupción que está siendo investigada de forma leal y transparente por los profesionales de la Justicia.

Es por eso que hubiera sido mucho mejor para la vida interna de estos dos sindicatos y para la salud democrática y laboral de este país, que las concentraciones se hubieran producido, no ante el juzgado de Alaya, sino frente a las sedes provinciales de UGT y CCOO, al objeto de reclamar un relevo generacional, y sobre todo, ideológico, en las acomodadizas cúpulas de ambos sindicatos.

En cualquier caso, lo más recomendable sería dejar trabajar a la Justicia, ya que es una de las últimas oportunidades de las que dispone este país para la regeneración ética de sus habitantes y la dignificación democrática de sus estructuras de poder.

 

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados