Patxi: todo esto fue un error

16. enero 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Patxi López se puso ayer una chaqueta de pana, e informó de su intención de presentarse como candidato a la Secretaría General del PSOE. Escondidas entre párrafos grandilocuentes sobre valores universales (que lo mismo podrían haber formado parte del discurso de Patxi López como del mensaje de Nochebuena de Felipe VI), el exlendakari colocó algunas perlas que ayudan a entender sus verdaderas intenciones.

Sin duda, la más impactante de todas fue esta: “creo que fue un error abstenerse para dar el Gobierno a Rajoy”. Y es que, cuando el autodenominado Partido Socialista Obrero Español hace cosas de derechas, poco tiempo después se confiesa ante la ciudadanía esperando recibir una absolución que le permita seguir haciendo cosas de derechas.

Ejemplo: el 2 de septiembre de 2011, el diputado raso del PSOE Pedro Sánchez, vota a favor de la reforma del artículo 135 de la Constitución, de la mano del PP y de espaldas a la ciudadanía. Pudo haber abandonado el hemiciclo para no ser cómplice de aquella aberración (como hicieron José Antonio Pérez Tapias y dos diputados más del grupo socialista), pero no lo hizo. El 23 de noviembre de 2014, Pedro Sánchez, siendo ya secretario general, declaró que aquella reforma constitucional fue un “error”. Sin embargo, el PSOE de Pedro Sánchez no introdujo ninguna propuesta posterior en el Congreso para derogar esa reforma, ni tampoco incluyó el compromiso de derogarla en el pacto de investidura que suscribió con Ciudadanos en febrero de 2016.

Ahora, Patxi Lopez, un político de 57 años que suma más de 30 como político profesional, dice que fue “un error” abstenerse en la investidura de Rajoy. Pero el día de la votación, él se abstuvo, en lugar de romper la disciplina de voto como hicieron algunos de sus compañeros y compañeras de grupo. Frente a una decisión cupular tomada de espaldas a la militancia del PSOE, el ahora arrepentido Patxi López dejó al margen la dignidad e hizo lo que más le convenía a su propia supervivencia política.

Otro dato llamativo del discurso de Patxi López es que está escrito con tinta roja. Frases como “desde el momento en que la socialdemocracia empezó a asumir que la economía tenía sus propias reglas ajenas a la política, abandonamos la representación popular en manos de poderes económicos que, en demasiadas ocasiones, responden a intereses salvajes del capital especulativo”; “no entiendo las ‘terceras vías’ más que como la excusa de la izquierda para hacer políticas de derechas”; “el proyecto socialdemócrata se ha diluido en Europa”; “socialismo es reivindicar la primacía de la política”; “socialismo es redefinir la función social de la economía” o “la derecha no sólo tiene una ideología diferente a la nuestra, sino que defiende también intereses diferentes”, podrían haber sido pronunciadas por cualquier representante de Unidos Podemos.

Lamentablemente, la falta de credibilidad envuelve cada una de las palabras pronunciadas por Patxi López. Si este candidato a la Secretaría General del PSOE creyera realmente que la prioridad en estos momentos es luchar ideológicamente contra la ofensiva ideológica del neoliberalismo, no habría motivos para que su partido siga dando la mano al PP y la espalda a Unidos Podemos. Sin embargo, en su ampuloso discurso de ayer, López dejó bien claro que “la nueva izquierda sólo trae nuevas ambiciones de poder”.

Por otra parte, si este político profesional con diez trienios a sus espaldas fuera sincero en su propósito renovador, el primer compromiso que debería adoptar como candidato sería el de apartar de la dirección a todos aquellos dirigentes que han participado (con él) en la deriva ideológica del PSOE hacia esas “terceras vías” ahora denunciadas por Patxi López. Pero eso sería, además de imposible, una especie de traición a sus hermanos y hermanas generacionales.

Por todo ello, el discurso de Patxi López sólo es una estratagema del aparato del PSOE para ocupar el ala izquierda del partido (evitando así que la ocupe cualquier otro candidato o candidata), y de paso, para confundir a votantes indecisos entre el PSOE y Unidos Podemos. Toda una declaración de intenciones vacías, que bien podría haber sido redactado por cualquiera de los publicistas del Ibex 35.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados