Pedro Sánchez, el rey ahogado

24. diciembre 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

A pesar del triunfalismo expresado desde el balcón de la calle Génova, las elecciones generales del pasado domingo no tuvieron un claro ganador. Sí que tuvieron, en cambio, dos destacados perdedores: Pedro Sánchez y el PSOE. Por un lado, el partido de la calle Ferraz parece haber perdido su capacidad de encandilar al electorado tras dos ciclos completos de “oposición roja > gobierno azul > derrota amarilla”. Su autoproclamación como “partido del cambio” ha cosechado el peor resultado electoral desde la restauración democrática.

Por otro lado, Pedro Sánchez se encuentra ante la siguiente tesitura: su partido es el único que garantiza una mayoría parlamentaria estable al gobierno (213 escaños). Fuera de esta posibilidad, no hay alternativa. Tras haberle dado calabazas a Rajoy, Sánchez declaraba a la salida de Moncloa que “el PSOE no va a apoyar la continuidad de Rajoy y del PP, porque los ciudadanos han votado cambio”.

Sin embargo, los números desmienten esta temeraria afirmación del secretario general del PSOE. Una hipotética coalición de gobierno entre PSOE (90 escaños), Podemos (69), IU-UP (2), ERC (9) y EH Bildu (2) sumaría 172 escaños, cuatro por debajo de la mayoría absoluta. Además, la presencia de los dos últimos socios en esta coalición, supondría el estallido del PSOE en cien mil baronías.

La coalición de derechas sí que sumaría mayoría absoluta, con los 123 escaños del PP, los 40 de Ciudadanos, los 8 de Convergencia, los 6 de PNV y el único escaño de Coalición Canaria, pero sería poco sensato pensar que PP y Ciudadanos pudieran coincidir hoy en algo con Convergencia.

Así pues, desde un doble punto de vista mátemático y plutocrático, sólo cabe que el PSOE de Pedro Sánchez facilite la investidura de Rajoy, y apoye a los populares en las líneas maestras de la próxima legislatura, a cambio de algunas concesiones como la derogación de la Ley Mordaza, la suavización de la reforma laboral, o la negociación de un pacto de Estado por la Educación.

Susana Díaz, verdadera lideresa del partido tras ser la única que ha cosechado una victoria electoral este año, ya ha marcado a Pedro Sánchez el camino que debe transitar a partir de ahora. El secretario general socialista es en estos momentos como un rey ahogado de ajedrez: no puede moverse en ninguna dirección sin recibir jaque mate. La reina, sin embargo, recorre sin problemas el tablero.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados