Periodismo y posverdad

9. febrero 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La libertad de información retrocede en la Europa democrática, es masacrada en Turquía, mientras en la mayor parte del mundo los periodistas se arriesgan a ser asesinados si cuentan la verdad. Ese es el desolador panorama que dibuja el último informe anual de Reporteros Sin Fronteras sobre la libertad de prensa.

Presentamos este informe en momentos especialmente duros para la profesión, mientras se habla continuamente de ‘posverdad’ cuando deberíamos decir simplemente ‘mentira’, y cuando las falsas realidades se quieren imponer, a golpe de autoritarismo y matonismo, desde el poder”, afirmaba ayer la presidenta de RSF en España, Malén Aznárez.

Efectivamente, el poder no tiene la capacidad de hacer que la verdad sea como ellos quieren, ya que, por ejemplo, el mayor enriquecimiento de los ricos siempre se hará, matemáticamente, a costa del mayor empobrecimiento de los pobres. Pero sí tienen la capacidad mediática para hacer CREER a la población que la verdad es lo que ellos dicen. A quienes recopilan datos y pruebas para cuestionar su versión, se les coloca el cartel de “peligrosos conspiradores contra la paz social”, o directamente, una diana sobre su pecho.

Y en este juego de creencias y realidades, siempre ganan quienes más medios de comunicación controlan. La libertad de información se va quimerizando, arrinconada por la precariedad laboral y la autocensura, mientras miles de neoliberales se golpean el pecho para presentarse ante el pueblo como los mayores defensores de los derechos sociales y de las libertades públicas.

Pero lo cierto es que el neoliberalismo dominante preconiza bajo cuerda la idea de que “la verdad es un concepto sobrevalorado”, tal como denunciábamos hace unas semanas en este mismo espacio cuando analizábamos la guerra de Donald Trump contra los medios de comunicación.

Esas distopías literarias sobre futuras democracias totalitarias (Un mundo feliz, 1984, Farenheit 451, La fe de nuestros padres,…) se están construyendo en estos momentos en el seno de nuestras sociedades autocomplacientes. Pero como decía el gran Joan Manuel Serrat hace ya 25 años, “nada tienes que temer, al mal tiempo buena cara, la Constitución te ampara, la justicia te defiende, la policía te guarda, el sindicato te apoya, el sistema te respalda, y los pajaritos cantan y las nubes se levantan”.

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados