Populismo atmosférico

29. diciembre 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La derecha española ha encontrado nuevas vías para hacer el ridículo con sus argumentos. Primero fue llamar “préstamo en condiciones extremadamente favorables” al rescate bancario. Luego fue denominar “movilidad exterior” a la emigración de nuestros jóvenes mejor preparados en busca de salarios dignos. Más tarde, decidieron referirse a la amnistía fiscal de 2012 como “medidas excepcionales para incentivar la tributación de rentas no declaradas”.

Una vez comprobados los buenos resultados electorales que otorgan los eufemismos, el PP ha decidido entrar directamente en el terreno del populismo, concretamente, en el del populismo atmosférico.

El concejal popular en el Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, realizó ayer unas declaraciones que, por su nivel de demagogia, suponen un insulto para todas las personas inteligentes que pudieran estar escuchándolas. Al opinar sobre la entrada en vigor hoy de la fase 3 del Protocolo contra la Contaminación del Consistorio madrileño, a Henríquez no se le ocurrió otra cosa que culpar al gobierno municipal de Ahora Madrid de establecer unas “medidas absolutamente ideológicas”, que se basan en el hecho de que “ellos quieren parar la circulación y el derecho de los ciudadanos a moverse por Madrid”.

Como bien sabe cualquier licenciado en Geografía, y también el concejal Henríquez, los anticiclones son un recurso político que la izquierda maneja a su antojo para imponer su modelo de movilidad urbana.

Y cuando parecía imposible superar el ridículo en el que el concejal Henríquez se dejó a sí mismo, llegó la Ciudadana Begoña Villacís para ganar la medalla de oro y brillantes, con distintivo naranja. La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid empleó un tono rayano en la histeria cuando declaró a los medios que “ya vale de prohibir. Es que no es todo prohibir en la vida. Es que también hay que ofrecer alternativas a las personas”.

Es normal que Villacís supere a Henríquez de Luna en la estupidez de sus argumentos. Al fin y al cabo, Ciudadanos es la formación en la que militarían Barbie y Ken si se volvieran humanos.

Para ayudar a que Begoña Villacís aprenda una cosa más antes de irse a la cama, cabe recordarle que las “alternativas” que reclama, ya existen: en el corto plazo, y ante la emergencia de un aire casi irrespirable, son los transportes públicos; unos vehículos grandes que están diseñados para ayudar a bajarse del coche a esta caterva de pijos insolidarios que lo utilizan hasta para ir a comprar el pan a la tienda de la esquina.

Las “alternativas” en el medio y largo plazo son las energías renovables, pero cada vez que la izquierda intenta promocionarlas, aparece la derecha y refuerza las cadenas que nos unen a los combustibles fósiles. Eso debe de dar muchos puntos en el juego de las puertas giratorias, ¿verdad, señor Henríquez?, ¿verdad, señora Villacís?

 

Tags: , , , , , , , ,

Comentarios cerrados