Por favor, imputen ya a la infanta

30. octubre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Tras el bochornoso espectáculo de la “desimputación” de la infanta Cristina que la Fiscalía anticorrupción y la Audiencia Provincial de Palma (solos, o en compañía de otros) ofrecieron durante el pasado mes de mayo, llegan ahora nuevas evidencias que justifican sobradamente que la segunda hija del rey de España comparezca ante la Justicia para explicar su grado de connivencia respecto a los turbios manejos empresariales de su marido.

A diferencia de lo que hubiera ocurrido con cualquier ciudadano no mayestático de este país, ni los asientos bancarios, ni los movimientos de tarjetas de crédito, ni la condición de directiva de la asociación Instituto Nóos o de copropietaria de la empresa Aizoon, fueron suficientes argumentos para imputar a la infanta Cristina.

Sin embargo, la información publicada este lunes por el diario El Mundo acerca del autoalquiler presuntamente fraudulento que suscribió en 2005 la infanta sobre su palacete de Pedralbes, puede ser la llave que abra el blindaje judicial del que disfruta Doña Cristina de Borbón por ser quien es.

Determinadas instancias judiciales, políticas e institucionales han impedido hasta el momento la imputación de la infanta, a pesar de que esta situación procesal no prejuzga la culpabilidad o inocencia de la persona investigada, sino que sólo trata de esclarecer su posible participación en un delito, cuando hay indicios suficientes para suponerla.

Por eso es necesario que, con las evidencias documentales que obran en poder del juez Castro, la infanta Cristina sea ya imputada en el caso Nóos, del mismo modo que lo hubiera sido cualquier persona que tuviera firma en la asociación Instituto Nóos y en la empresa Aizoon. Además, nadie debería temer a esta posible imputación real, ya que por muy mal que le fuera en el proceso, nada hace pensar que la infanta no pudiera caminar por la misma senda del indulto que antes recorrieron José Barrionuevo, Rafael Vera, Alfredo Sáenz, el conductor kamikaze de Valencia que mató a una persona, o los cuatro mossos d’esquadra condenados por torturar a un ciudadano rumano.

Por ello, sería conveniente también que una riada de constitucionalismo democrático y cultural se llevara por delante todos los obstáculos puestos por el Antiguo Régimen para perpetuar los privilegios de los que siempre han disfrutado reyes, nobles, gobernantes y caciques. Una riada que debería arrasar también el tradicional inmovilismo del pueblo español, protector de tiranos y garante de las aspiraciones de nuestro país para convertirse en el más patético del planeta.

 

Tags: , , , , , , , ,

Comentarios cerrados