¿Por qué el petróleo baja y la gasolina no?

12. enero 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Una de las modalidades delictivas más rentables es la venta al público de suministros básicos a través de oligopolios ungidos por el dedo de la privatización. Este robo a tarifa armada tiene, además, la ventaja de haber sido despenalizado por las autoridades incompetentes, cuyos imperfectos gestores políticos están más preocupados por sacar billete para la puerta giratoria, que por salvaguardar el interés general que juraron o prometieron defender.

Desde el pasado 25 de noviembre, el precio del barril Brent de petróleo ha bajado un 32,2%, pasando de los 46,26 dólares que costaba entonces, a los 31,36 de ayer. Sin embargo, en este mismo periodo, el litro de gasolina sin plomo 95 en España sólo ha bajado un 2,4%, pasando de los 1,17 euros por litro del 25 de noviembre, a los 1,14 de ayer.

No son pocos los “economistas” que tratan de justificar esta distorsión sobre la base de la depreciación del euro respecto al dólar. Pero mienten. El pasado 25 de noviembre, 1 euro equivalía a 1,05 dólares, mientras que ayer se pagaba a 1,08 dólares. Esta diferencia del 2,85% resulta insignificante respecto al mencionado desplome del 32,2% en el precio de la materia prima.

La razón hay que buscarla más bien en un informe que la Comisión Nacional de la Competencia publicó hace tres años y medio bajo el título Informe de seguimiento del mercado de distribución de carburantes de automoción en España”. En él se aseguraba, entre otras cosas, que “los precios y los márgenes en España siguen estando entre los más altos de la UE y por encima de economías de tamaño comparable”, a causa de “un menor nivel de competencia a lo largo de la cadena de comercialización”. En aquel momento, el ministro de Industria y Energía era el socialista Miguel Sebastián (el del cochecito eléctrico), y hoy es el popular José Manuel Soria (el de “no ha crecido la pobreza energética en España”). Ese es el único cambio acontecido desde entonces.

Las petroleras siguen robando legalmente a la ciudadanía, mientras nuestros gobernantes cacarean verborrea macroeconómica para encubrir su delito.

Algo parecido a lo que ocurre con el recibo de la luz. Desde 2008, éste se ha encarecido un 52% en España (el doble de la subida media en la UE), a pesar de que en este periodo, todos los consumidores hemos instalado en nuestros hogares electrodomésticos más eficientes y lámparas de bajo consumo. Podríamos seguir hablando de comisiones bancarias o de burbujas inmobiliario-financieras, pero lo único que conseguiríamos sería añadir más argumentos a lo expuesto hasta ahora.

Por mucho que se empeñen los liberales, el concepto de “precio de mercado” no es en absoluto neutral, sino que está manipulado por intereses particulares, por circunstancias ajenas al propio mercado y por elementos subjetivos de la más diversa índole. Pero cuando este concepto se asocia al de “privatización de suministros básicos a favor de oligopolios empresariales”, se crea un arma de depauperación masiva, cuyas víctimas son, en gran parte, quienes apoyan en las urnas a sus fabricantes.

Por eso no baja el precio de la gasolina cuando baja el precio del petróleo.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados