PP–Cs: ostras y abridores

10. marzo 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Lo dijo esta semana el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta: “cuando aparece la palabra ‘corrupción’, el PP se cierra como una ostra; pues nosotros tenemos el abridor de ostras”. Sin embargo, el abridor parece estar fabricado con materiales inapropiados, ya que por el momento no ha sido capaz de abrir tan apreciado molusco.

El pacto suscrito por PP y Ciudadanos para la investidura de Rajoy, dice en su punto número 93 lo siguiente: “El Partido Popular y Ciudadanos se comprometen a la separación inmediata de los cargos públicos que hayan sido imputados formalmente o encausados por delitos de corrupción, hasta la resolución definitiva del procedimiento judicial”.

En el caso de la Región de Murcia, Ciudadanos no ha conseguido que el presidente popular Pedro Antonio Sánchez dimita tras ser imputado en el caso Auditorio. El PP alega que el caso Auditorio no habla de corrupción, sino de simples irregularidades administrativas.

Al parecer, el abridor de ostras de Ciudadanos tiene la punta de goma.

Además, la bisoñez política del partido naranja ha dado lugar esta semana a una de las triquiñuelas parlamentarias más brillantes de las últimas décadas. El punto 98 de ese mismo pacto dice que PP y Ciudadanos se comprometen a “Impulsar la creación de una comisión parlamentaria de investigación sobre la presunta financiación ilegal del Partido Popular, que permita esclarecer las responsabilidades políticas por los hechos investigados y formular recomendaciones que impidan la repetición de casos similares en un futuro”.

Pues bien, al no especificar el pacto en cual de las dos cámaras parlamentarias se tendría que crear esa comisión, el PP ha propuesto crearla en el Senado (cámara en la que disfruta de mayoría absoluta por obra y gracia del ridículo sistema electoral español), y tratar en ella la financiación de todos los partidos, incluido el PP.

Al parecer, el mango del abridor de ostras de Ciudadanos también es de goma.

Mientras todo esto ocurre, Esperanza Aguirre se cachondea de los españoles tras la aparición de nuevas pruebas sobre la financiación ilegal del PP de Madrid, Rajoy guarda silencio a la espera de que pase la tormenta, y Albert Rivera reprocha al presidente del Gobierno su exceso de jeta, pero sigue manteniendo al PP en los centros de poder donde lo situó tras las últimas elecciones municipales, autonómicas y generales.

Regeneración: 0 – Corrupción: Como siempre

 

Tags: , ,

Comentarios cerrados