PPsoeCs: el tripartito en acción

20. octubre 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

A estas alturas de legislatura municipal, pocas dudas caben sobre la orientación ideológica del autodenominado Partido Socialista Obrero Español. Hace un año finalizábamos uno de nuestros editoriales preguntándonos si, desde su condición de partido bisagra, los socialistas zaragozanos estarían con la izquierda o con la derecha durante el resto de la legislatura. Los hechos nos han respondido de forma sobrada.

Durante los últimos 16 meses, el grupo municipal liderado por Carlos Pérez Anadón ha formado tripartito con la derecha en contra de las medidas de progresividad fiscal defendidas por Zaragoza En Común, en contra del cambio de nombre del Pabellón Príncipe Felipe, en contra de la introducción de criterios laicistas en el protocolo del Ayuntamiento, a favor del derribo parcial de la antigua factoría Averly, en contra de los pequeños comerciantes y a favor de la instalación de un nuevo centro comercial sobre los terrenos industriales de Pikolín.

Tampoco caben dudas sobre el hecho de que sus oscuras relaciones con las grandes empresas constructoras convierten al propio Pérez Anadón en el Darth Vader del urbanismo zaragozano.

El actual grupo municipal socialista es, asimismo, el más desleal de la historia respecto al alcalde que han ayudado a investir con sus votos. Colocarse con la izquierda el día de la investidura, y con la derecha durante el resto de la legislatura, supone una actitud mezquina y vengativa respecto a quienes han materializado un sorpasso más que merecido.

Lo ocurrido ayer en la Comisión de Urbanismo debería conducir a un cambio de gobierno municipal. Si Pérez Anadón y los suyos pretenden gobernar Zaragoza desde la sombra junto a sus aliados del PP y de Ciudadanos, lo más honesto sería que presentaran cuanto antes una moción de censura para clarificar las posiciones en las que se encuentra cada partido.

Sin embargo, la honestidad vive muy alejada de ciertas sedes políticas. Los autodenominados “constitucionalistas” (aunque en realidad incumplan a diario los artículos 31, 35, 37, 40, 41, 42, 43, 47, 50, 51, 128 y 131 de la Constitución, entre otros) deberían explicitar su condición de paladines de los más poderosos, y obrar consecuentemente en las instituciones. Pero eso sería como pedir que Pérez Anadón impulsara un urbanismo sostenible.

 

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados