Profundamente antidemocráticos

27. marzo 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Según Mariano Rajoy “no es democrático ni justo, ni propio de un país serio que se acose a personas y se las intimide en sus casas”. A primera vista, podría parecer que el presidente del Gobierno estaba hablando ayer de los desahucios inmobiliarios, es decir, de aquellos episodios en los que una fuerza policial acompaña a los representantes de una autoridad judicial maniatada por una legislación decimonónica hecha a la medida de caciques y especuladores, para echar a la gente de su domicilio después de haber reventado la puerta, y poner la vivienda en manos de un banco, que normalmente se ha apoyado en un procedimiento declarado injusto por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea para rentabilizar su condición de acreedor hipotecario sobre un bien que fue tasado muy por encima de su valor real, y que acabarán pagando todos los habitantes del país a través de impuestos y recortes.

Pero Rajoy no se refería a esto. El presidente del Gobierno tampoco aludía con su frase a esas situaciones indeseables en las que unos hombres de gris o de negro, perfectamente trajeados y encorbatados, llaman por teléfono a las residencias oficiales de gobernantes elegidos en las urnas para que impulsen contra su propia voluntad y la de sus votantes tales o cuales medidas de política económica en beneficio de determinados grupos capitalistas.

Lo cierto es que antes de acudir al palco del Stade de France para contemplar el partido de fútbol entre Francia y España, Mariano Rajoy se refirió con esta frase a los activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), cuando acuden a los domicilios de los diputados del PP para informarles de los dramas humanos que provocarán en cientos de miles de familias de este país si no apoyan íntegramente la iniciativa legislativa popular por la dación en pago retroactiva, contra los desahucios y por la creación de un parque de vivienda social tan grande como sea necesario para cubrir las necesidades de la población.

Rajoy y los suyos no se asustan, pues, cuando policías armados arrastran a ancianas hasta el exterior de sus viviendas para cumplir los deseos de banqueros criminales. Tampoco se asustan cuando los profetas del dios Mercado les obligan a pisotear su programa electoral y la propia Constitución Española para mayor gloria de los más poderosos.

Rajoy y los suyos sólo se asustan cuando unas ciudadanas y ciudadanos desarmados pero cargados de dignidad y de democracia llaman a sus puertas para enseñarles los resultados reales de las políticas que realizan.

Rajoy y los suyos consideran que es “profundamente antidemocrático” que la PAH realice acciones informativas tendentes a ampliar los conocimientos de los diputados y diputadas españoles que todavía desconocen la realidad de la calle.

Sin embargo, lo que resultaría “profundamente antidemocrático” es que Rajoy y los suyos no aprobasen en su integridad el texto de la mencionada iniciativa legislativa popular, ya que su contenido es apoyado por una amplísima mayoría de la ciudadanía española y además resulta perfectamente encajable en nuestra Constitución. Dos razones que obligan al PP a apoyar la ILP, no solo para salvaguardar los derechos de millones de ciudadanos, sino para salvar a la propia democracia. El argumento de que lo mejor para España es hacer sufrir a los españoles ya se ha demostrado falso en demasiadas ocasiones.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados