PSOE: cuando NO es SÍ

24. octubre 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Tras las elecciones generales celebradas el pasado 20 de diciembre, nuestro diario abría al día siguiente con el siguiente titular: “El PP gana las elecciones, pero necesitará al PSOE para poder formar un gobierno estable”. Pues bien, algunos han tardado más de diez meses en analizar correctamente el resultado de aquellas elecciones. Un retraso cognitivo imperdonable en personas que se dedican a la política de forma profesional.

La pérdida de la mayoría absoluta por parte del PP, los vetos del partido de Rajoy hacia sus antiguos aliados de la derecha nacionalista, y el servilismo que la cúpula del PSOE practica desde la Transición respecto a los intereses de los más poderosos, eran tres factores que impedían cualquier otro desenlace.

Y entonces apareció Pedro Sánchez, un personaje que desde luego no nació para la Política (y puede que tampoco para la Economía), y dijo NO a todo. NO a explorar la posibilidad de un gobierno de izquierdas; NO a negociar cara la abstención del PSOE en una hipotética investidura de Rajoy; NO a sentarse en la misma mesa con Podemos y Ciudadanos para materializar una nueva mayoría regeneracionista.

Cuando el análisis de la jornada electoral estaba claro, Sánchez dijo NO a todas las salidas posibles, esperando que la situación de bloqueo fuera desgastando a sus rivales. Pero quien se estaba desangrando era el propio PSOE, algo que Sánchez no supo ver, pero que ha podido verse tanto en los resultados electorales subsiguientes, como en el propio Comité Federal del partido.

Toneladas de ineptitud que han colocado al PSOE en el peor escenario posible: sin dirección ejecutiva, regalando al PP una abstención gratuita sólo para evitar unas terceras elecciones, y traicionando el sentir mayoritario de su militancia y de su electorado.

Además, el partido liderado provisionalmente por Javier Fernández deberá acudir al hemiciclo para escenificar su rendición a cambio de nada, mientras aquellos que le disputan la hegemonía de la izquierda le reprochan su apoyo al partido de la Gürtel, de los recortes, de la precariedad laboral y de la desigualdad social.

Gracias al nefasto Pedro Sánchez y a la decisión tomada ayer por la nueva dirección del autodenominado Partido Socialista Obrero Español, la derecha española ha ganado una nueva batalla sin ni siquiera bajarse del caballo. Los genios que pululan por Ferraz y por algunas direcciones regionales deben de estar tremendamente orgullosos de sus logros políticos, ya que después del Comité Federal de ayer no se ha producido ninguna dimisión en masa. Es la confortabilidad que aportan las poltronas.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados