PSOE: más de lo mismo

14. julio 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La última esperanza de regeneración ideológica del PSOE era su propia militancia. Pero esta esperanza se desvaneció ayer después de que los afiliados y afiliadas decidieran por un 48,69% de los votos que se convierta en secretario general un aspirante que, como diputado, votó a favor de la reforma laboral de Zapatero, de los primeros recortes presupuestarios impulsados por su gobierno, de la modificación neoliberal del artículo 135 de la Constitución, y de alejar a la ciudadanía del proceso de sucesión en la Jefatura del Estado tras la abdicación de Juan Carlos I.

Con estos precedentes, comienza ahora un proceso de mercadotecnia política que intentará presentar a Pedro Sánchez como a un izquierdista renovador que lucha cada día contra la desigualdad social, contra el paro, contra la pobreza, contra la corrupción, y puede que incluso contra las mamandurrias institucionales, aunque sin cuestionar en ningún momento el modelo económico que genera todas estas lacras.

Hasta es posible que Pedro Sánchez llegue a encandilar a las masas con su discurso fluido y su telegenia, haciendo que comience de nuevo el conocido ciclo socialista de oposición roja – gobierno amarillo – decepción marrón – derrota electoral negra – oposición roja. Sucedió con Felipe González, se repitió con ZP–no–os–fallaré, y volverá a suceder con un Pedro Sánchez que, por el momento, lo único que ha demostrado es que, como diputado en el Congreso, ha votado a favor de la reforma laboral de Zapatero, de los primeros recortes presupuestarios impulsados por éste, de la modificación neoliberal del artículo 135 de la Constitución, y de alejar a la ciudadanía del proceso de sucesión en la Jefatura del Estado tras la abdicación de Juan Carlos I.

La única diferencia con la situación anterior a estas primarias es que ahora la militancia socialista ya no podrá quejarse de que el sentir izquierdista de las bases es pervertido por los intereses institucionales de la dirigencia.

Tras el varapalo sufrido en las últimas Europeas, y en la perspectiva de los procesos electorales previstos para 2015, la cara izquierda del bipartidismo español ha comenzado a repararse con el objetivo de estar en condiciones de presentarse como alternativa a la cara derecha. Preparémonos, pues, para escuchar de la nueva dirección de Ferraz mensajes rupturistas, renovadores y rabiosamente progresistas, en un nuevo, perfecto, enésimo y absolutamente inútil ejercicio de gatopardismo político.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados