PSOE: un debate a dos

7. julio 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

No cabe duda de que la elección directa del secretario general por parte de la militancia del PSOE es un paso adelante en el proceso de renovación democrática que este país necesita. Sin embargo, el relevo de personas sin el consiguiente cambio de ideas o de prácticas políticas, no deja de ser una maniobra mercadotécnica que poco tiene que ver con el noble ejercicio de la actividad política.

En el debate que hoy van a celebrar José Antonio Fernández Tapias, Pedro Sánchez y Eduardo Madina, hay dos personas que, como diputados del PSOE en el Congreso, han avalado con su voto las políticas antisociales desarrolladas por Rodríguez Zapatero durante su último año y medio de mandato. Hay dos personas que votaron a favor de la reforma del artículo 135 de la Constitución, una reforma impuesta por la Troika que fue cocinada en la trastienda del Congreso por el PSOE y el PP, y sobre la que no se permitió opinar al pueblo soberano. En el debate de hoy, explicarán sus propuestas de renovación democrática dos candidatos que, como diputados del PSOE, acaban de votar a favor de la chapuza legislativa en la que se han convertido una sucesión monárquica y un aforamiento real que nuevamente han sido pergeñadas al margen de la opinión del pueblo soberano.

Estos dos candidatos se llaman Pedro Sánchez y Eduardo Madina.

Y frente a ellos habrá un tercer candidato, de nombre José Antonio Pérez Tapias, que si bien fue cómplice legislativo de la reforma laboral y de los primeros recortes propuestos por el gobierno de Zetapé–no–os–fallaré, al menos tuvo la decencia de negarse a votar la mencionada reforma del artículo 135 de la Constitución al final de la anterior legislatura, sabiendo que ese posicionamiento le iba a apartar de las candidaturas socialistas a las Generales de noviembre de 2011.

Por ello, el debate de hoy no es a tres sino a dos. Madina y Sánchez son representantes ex aequo de un PSOE que se niega a despertar de la pesadilla ideológica social–liberal en la que determinados dirigentes y no pocos poderes económicos mantienen sumido al partido.

La historia parlamentaria reciente demuestra que la única esperanza para todos aquellos militantes del PSOE que desean un partido realmente comprometido con los valores del progreso social, del laicismo, de la redistribución de la riqueza, del modelo socioeconómico del bienestar y de la democracia participativa, se llama José Antonio Pérez Tapias, por mucho que los otros dos candidatos usen estos mismos conceptos en su discurso, con el propósito oculto de ignorarlos después, tal como hicieron Felipe González o José Luis Rodríguez Zapatero.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados