PSOE: viraje a estribor

28. diciembre 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Mucho se ha escrito sobre la relación entre el colapso ideológico de la socialdemocracia en Europa y el consecuente avance del neoliberalismo. Desde hace algunas décadas, los partidos socialistas europeos han optado por convertirse en el bastón izquierdo de una construcción europea insolidaria y plutocrática, que nos ha conducido a las mayores tasas de desigualdad social desde la Segunda Guerra Mundial.

España no es una excepción. Las políticas neoliberales de Felipe González fueron el inicio de un camino que terminó en la reforma del artículo 135 de la Constitución, pactada por el PSOE y el PP con nocturnidad y alevosía. Una reforma que no cuestionó ni siquiera el entonces diputado raso Pedro Sánchez, ferviente partidario del “SÍ es SÍ” a Merkel.

Esta deserción del PSOE respecto a los postulados básicos de la izquierda (preeminencia de lo político sobre lo económico, redistribución de la riqueza, defensa del interés general frente a los intereses particulares de las grandes corporaciones, justicia social,…) ha traído consigo el nacimiento de nuevas formaciones políticas a la izquierda del partido fundado por Pablo Iglesias en 1879.

Sin embargo, el debate sobre las personas está sustituyendo al debate sobre las ideas en el proceso precongresual que en estos momentos vive el PSOE. Y ese debate sobre personas tiene un escaso margen, ya que se mueve entre los partidarios de Pedro Sánchez y los partidarios de quienes defenestraron a Pedro Sánchez. No obstante, cabe recordar que cuando Pedro Sánchez tuvo la ocasión de presentarse a una investidura, decidió pactar con Ciudadanos y servirle el plato de lentejas a Podemos, en lugar de pactar con Podemos y servir el plato de lentejas a Ciudadanos.

La diferencia no es baladí, ya que Podemos es un partido de izquierdas que, con sus confluencias, obtuvo 5.212.711 votos en las elecciones del 20 de diciembre de 2015, mientras que Ciudadanos es un partido de derechas que consiguió 3.514.528 votos en esos comicios.

Ese viraje del PSOE a estribor (al que también ha contribuido el que se supone que es su cabeza visible más “izquierdista”) es la razón que explica algunos hechos como la negativa del PSOE madrileño a apoyar los presupuestos municipales de Ahora Madrid, el acuerdo del gobierno socialista de Asturias con el PP para aprobar los presupuestos de 2017, o la manifiesta hostilidad del PSOE zaragozano hacia el gobierno municipal de Zaragoza En Común.

Con estos precedentes, todo parece indicar que si el PSOE no rectifica su deriva ideológica en el próximo Congreso, continuará su trasvase de votos hacia las formaciones situadas a su izquierda, ya que ningún barniz preelectoral de color rojo rubí será capaz de frenarlo.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados