¿Qué esperar del G–20?

5. septiembre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

En un mundo neoliberal donde el poder económico ha carcomido casi por completo al poder político, poco bueno se puede esperar de las instituciones supranacionales que, como el G–20, el FMI, el Banco Mundial, la Comisión Europea, la OCDE o el Banco Central Europeo, tienen como única función satisfacer al dios Mercado, incluso ofreciéndole sacrificios humanos de vez en cuando.

En este sentido, la reunión del G20 que comienza hoy en la ciudad rusa de San Petersburgo tiene todos los visos de convertirse en una nueva función de guiñol en la que cada representante nacional se limite a interpretar con esmero un guión escrito por los Especuladores Sin Fronteras que manejan sus hilos.

La gran diferencia entre un político honesto y un profeta del dios Mercado es que el primero gestiona la economía en función del interés general y el segundo lo hace solamente para acrecentar las fortunas de los que ya son muy ricos.

Entre los que hoy y mañana se van a reunir en San Petersburgo abundan los profetas y escasean los políticos honestos, por lo que el primer día después de la cumbre seguirán gozando de excelente salud los paraísos fiscales, el dumping social del trabajo esclavo, las inversiones transnacionales meramente especulativas y la dictadura de los lobbys.

Enfrente de esta caterva de parásitos antisociales, una sociedad adormecida por décadas de propaganda autocomplaciente, telebasura, deportes de masas y otros artificios diseñados para anular la capacidad crítica de las personas.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados