“Que no se sepa, que no se piense”

27. noviembre 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Los medios de comunicación estamos siendo golpeados duramente por una crisis que tuvo su origen en la bacanal inmobiliario–financiera organizada por unos pocos en su propio beneficio, que luego se trasladó a la clase trabajadora para que abonase la factura y que ahora amenaza con destruir todos los avances económicos y sociales alcanzados durante las últimas décadas.

En nuestro caso, no sólo no se debe hacer frente como se puede a la caída de la publicidad (tanto privada como pública), o al recorte de presupuestos en los medios audiovisuales dependientes de la Administración, sino que se debe soportar también el hostigamiento policial hacia los profesionales que intentan retratar la realidad de un país noqueado por banqueros avariciosos y estoqueado por gobernantes ineptos.

El último caso es el de una compañera de La Sexta TV detenida por la Policía Nacional cuando grababa con su cámara una carga policial contra unos manifestantes que protestaban en Sevilla contra los desahucios inmobiliarios. Su cámara y sus grabaciones fueron requisadas del mismo modo que lo hubieran sido en una república bananera donde no existiera el “derecho a comunicar o recibir libremente información veraz” que recoge el artículo 20 de nuestra Constitución.

Todo parece indicar, pues, que los oscuros poderes económicos que crearon la crisis y que la alimentan cada día con recortes y reformas antisociales, se han propuesto como lema el “que no se sepa, que no se piense” propio de los regímenes totalitarios. El periodista estorba, el rigor informativo no tiene cabida, el análisis crítico se convierte en herejía. Es la Dictadura de los Mercados, soportada por las pelotas de goma de quienes, en lugar de amedrentar a la población y a los informadores con sus innumerados trajes de guerreros urbanos, deberían estar en la calle defendiendo a la población de quienes pretenden arrebatarle sus derechos constitucionales.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados