¿Quieren los bancos terminar de hundir a la economía española?

29. mayo 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Cuando hay tres millones y medio de viviendas vacías en España, cuando la crisis ha expulsado de sus hogares a 400.000 familias españolas, cuando los bancos y cajas se han convertido en los principales propietarios de bienes inmuebles del país, surge la noticia de que en el pasado mes de marzo coincidieron en España el nivel más bajo del euribor hasta la fecha y el tipo de interés bancario más alto para préstamos hipotecarios.

Así, si antes del estallido de la burbuja inmobiliario–financiera el margen de beneficio de la banca era de 0,49 puntos y en marzo de 2011 este margen se amplió hasta los 2,01 puntos, hace dos meses el diferencial entre el euribor y el tipo medio de interés se había disparado hasta los 3,94 puntos. En este gráfico se puede apreciar, en el color amarillo símbolo de la riqueza, cómo se va incrementando el beneficio bancario a lo largo de los años mientras la economía real del país languidece.

¿Quieren los bancos terminar de hundir a la economía española? A la vista de los datos, no son pocos los habitantes de este país que se hacen esta pregunta. Al fin y al cabo, lo único que estarían haciendo sería rematar la faena que comenzaron allá por 1998 cuando empezaron a soplar la burbuja creada por José María Aznar y Rodrigo Rato.

Las entidades financieras españolas no bajan su caché a pesar de que el BCE haya bajado los tipos de interés hasta su mínimo histórico del 0,50% y aunque el euribor se encuentre en el nivel más bajo de su historia (0,545 en marzo de 2013, 0,528 en abril y 0,485 en mayo). Los bancos españoles se apropian de esta holgura, que en buena lógica, debería ser utilizada para desatascar el atasco de viviendas sin vender y de créditos a las pymes sin conceder. Paralelamente, imponen a sus clientes comisiones abusivas e injustas con el único fin de hacer caja sobre la base de la desgracia ajena.

Es difícil responder con pruebas a la pregunta que reflejábamos más arriba. Lo que resulta incontestable es que las entidades financieras españolas miran por su propio interés, en lugar de hacerlo por el interés general, señal inequívoca de que el poder económico no debería estar en sus manos, al menos, si este país quiere salir algún día de la crisis económica en la que nos encontramos.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados