Racismo y cazurrismo

26. junio 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Uno de los argumentos favoritos entre las personas de escasa cultura que se regodean en su tosquedad, es el de los supuestos privilegios sociales de los que disfrutan los inmigrantes en nuestro país. Según estos opinadores de taberna (a los que coloquialmente se les suele definir como “cazurros”), todas las ayudas públicas y subvenciones son orientadas hacia los extranjeros pobres, sin que apenas lleguen las migajas a la población nacional.

De los extranjeros ricos que residen en nuestro país, ni se preocupan, por lo que se podría llegar fácilmente a la conclusión de que el racismo selectivo y clasista que practican estos Cazurros de España (denominación de origen) es directamente proporcional a sus quebrantos neuronales.

Una vez más, la realidad es la peor enemiga de los demagogos. Según los últimos datos de población publicados por el Instituto Nacional de Estadística, el número de españoles residentes en España creció el año pasado en 156.872 personas, mientras que el número de extranjeros disminuyó en 229.207. Además, en 2014 llegaron a nuestro país 265.757 extranjeros con la intención de residir en él, mientras que abandonaron España 330.559.

Con estos datos sobre la mesa, no queda mucho margen para seguir diciendo que los extranjeros disfrutan en nuestro país de privilegios sociales vedados a los nacidos en España. Si así fuera, seguramente no desearían irse.

Los verdaderos culpables de que haya familias españolas privadas de muchas de las prestaciones públicas garantizadas por la Constitución, no son los inmigrantes, sino quienes legislan a la medida de una élite económica que cada vez paga menos impuestos. El verdadero problema de nuestro país y de todos los países sometidos a la Dictadura de los Mercados no es la pobreza, sino la creciente desigualdad económica. Algo que deberían tener en cuenta los Cazurros de España (denominación de origen) antes de dirigir sus dardos hacia un objetivo equivocado.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados