¿Rajoy nos cree tontos?

18. agosto 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Sorprendente, vergonzosa, caótica, tragicómica,… Estos son algunos de los adjetivos que podrían glosar la comparecencia en la que Mariano Rajoy explicó ayer a los medios las conclusiones de la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP. Habiendo transcurrido 52 de las elecciones y 8 de la formulación de las seis condiciones de Ciudadanos para apoyar la investidura de Rajoy, el presidente del PP tuvo ayer la poca vergüenza de decir que el Comité Ejecutivo Nacional no se había reunido para hablar de las condiciones de Ciudadanos, sino para autorizarle a iniciar una negociación con el partido naranja, a partir –se supone– de una hoja en blanco.

Rajoy piensa, por partida doble, que los españoles somos tontos. En primer lugar, el líder de un partido presidencialista como el PP no necesita la autorización de ningún órgano colectivo para iniciar una negociación con otra fuerza política. Necesitarla supondría acercarse al modelo de democracia asamblearia, lo que provocaría una grave reacción alérgica entre los miembros de ese Comité Ejecutivo Nacional.

Pero es que además, en el culmen del cinismo, Rajoy negó que la reunión de ayer estuviera prevista para hablar de las condiciones de Ciudadanos, cuando en su propia cuenta de Twitter decía hace una semana que “Una vez conocidas las condiciones de C’s para negociar, las someteré a debate y aprobación por el Comité Ejecutivo Nacional del @PPopular”.

La cuestión es si los españoles y españolas le hemos dado motivos a Rajoy para que piense que somos tontos. Es lógico que el presidente en funciones haya llegado a esta conclusión después de dos elecciones generales consecutivas que colocan como primera fuerza política del país al partido de los recortes presupuestarios, de las rebajas salariales, de los despidos baratos, de la multiplicación del número de ricos, de las listas de espera sanitarias, de la educación elitista, de las crecientes desigualdades sociales (Caritas dixit), de las recuperaciones económicas ficticias basadas en el incremento astronómico de la deuda pública, de la desvinculación entre las pensiones y la inflación, de las leyes mordaza, o de la supresión de ayudas para las energías renovables.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados