Rajoy, soluciones antisistema

20. abril 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Hace apenas seis meses, proponer que se alargaran los plazos para reducir el déficit público era una solución “antisistema”, trasnochada, bolivariana y bolchevique que sólo podía caber en la cabeza de ciertos líderes populistas. Hace apenas seis meses, denunciar la imposibilidad de cumplir con los dogmas de Bruselas sin dañar los principios del Estado del Bienestar, era una herejía propia de ciertas bestias pardas de la izquierda más revolucionaria.

Sin embargo, el superministro español de Economía, Competitividad, Industria, Energía y Turismo en funciones acomodaticias, Luis de Guindos, reconocía ayer en sede parlamentaria que España va a necesitar una prórroga para cumplir sus compromisos de déficit, y que las previsiones presupuestarias del Gobierno para 2015, 2016 y 2017 no se correspondían con la realidad.

2015 fue un año superelectoral, y en esa circunstancia, la tentación de todo gobernante es abrir el grifo del gasto público para que una falsa imagen de prosperidad se instale en la mente de los votantes. Todos y todas recordamos a los líderes del PP insistiendo en la idea de que sus políticas estaban sacando a España de la crisis, creando empleo, y colocando a nuestro país “en la senda del crecimiento”. Soflamas mitineras tan ciertas como aquellas otras en las que Rajoy afirmaba que Alfonso Rus, Rita Barberá, Francisco Camps, Rodrigo Rato o Jaume Matas eran gobernantes modélicos.

Pero el farol ha quedado al descubierto. El tirón del empleo no es tal, puesto que su naturaleza precaria le impide actuar como factor dinamizador de la economía; y la mejora macroeconómica de 2015 tiene más que ver con circunstancias externas como el bajo precio del petróleo o el colapso de otros mercados turísticos receptores, que con el buen criterio gestor del actual gobierno en funciones.

Ahora toca pagar la factura de ese incremento del gasto público, autorizado en 2015 para ganar las elecciones municipales, autonómicas y generales.

Según los mandatos de Bruselas, el próximo Gobierno de España podría verse en la obligación de recortar unos 20.000 millones de euros entre 2016 y 2017. De hecho, si los resultados del 20D hubieran permitido la formación de un nuevo gobierno en enero, a estas alturas del año ya estaríamos padeciendo recortes en sanidad, educación, servicios sociales, y quién sabe si también en otros terrenos como las pensiones o los salarios de los empleados públicos.

Pero seguimos de juerga electoral, y conviene seguir manteniendo el farol, aunque éste haya sido ya descubierto. “Total… el pueblo español lo aguanta todo”, afirman algunos encorbatados por lo bajini. Se quedan cortos, ya que el pueblo español no fue el único de Europa que se mostró incapaz de vencer al fascismo en el siglo XX, sino que también llegó a vitorerar las “caenas” en el XIX.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados