Referéndum legal e impuestos progresivos

19. diciembre 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Artur Mas será, finalmente, reelegido como presidente de la Generalitat de Cataluña con los votos de ERC, a cambio de intentar organizar un referéndum de autodeterminación dentro de la legalidad, y de subir algunos impuestos a las rentas más altas.

Así se desprende del acuerdo suscrito ayer por ambas formaciones políticas, después de varias semanas de negociaciones. “CiU y ERC se comprometen a trabajar todos los procedimientos formales, jurídicos e institucionales posibles hasta el 31 de diciembre de 2013 para estar en condiciones, a partir de entonces, de convocar la consulta de acuerdo con el marco legal que la ampare, dentro del plazo del año siguiente con la excepción de que el contexto socioeconómico y político requiriese una prórroga. En todo caso, la fecha será pactada, al menos, por las dos partes firmantes”, dice textualmente el pacto.

Su plan de acompañamiento (que tan nerviosos ha puesto a los dirigentes de Unió, así como a la patronal catalana y a las principales fortunas del territorio) consiste en un incremento de la carga fiscal a las rentas más altas, a través de medidas como la recuperación del impuesto de patrimonio por encima de los 500.000 euros, de una nueva tasa a las entidades financieras, o de un impuesto sobre la generación de residuos nucleares.

Sin embargo, parece que la reversión de los recortes presupuestarios o la humanización de los antidisturbios autonómicos no han sido consideradas prioritarias por ERC a la hora de ceder sus votos para investir a un neoliberal imperturbable como presidente de la Generalitat. Son las contradicciones de la izquierda identitaria. Ni siquiera ha sido capaz ERC de exigir la dimisión del consejero de Interior, Felip Puig, tras haberse demostrado que mintió en sede parlamentaria a propósito de la actuación policial que dejó sin el ojo izquierdo a la ciudadana Ester Quintana durante la jornada de Huelga General del 14–N.

En cualquier caso, y ante la eventualidad de que el compromiso de CiU y ERC de celebrar este referéndum “de acuerdo con el marco legal que la ampare” se convierta en una consulta ilegal promovida por el gobierno autonómico catalán, Moncloa haría bien en replantear la apuesta que el anterior Gobierno de España realizó a favor del Corredor Mediterráneo como infraestructura europea prioritaria, y comenzara a mirar hacia la opción de la Travesía Central del Pirineo.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados