¿Reformar la Constitución?

14. diciembre 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Durante las últimas semanas está cobrando fuerza la propuesta de “reformar la Constitución”. Vivimos una época en la que los argumentarios políticos prêt-à-porter han sustituido a las reflexiones ideológicas en el interior de los partidos. Un mal que afecta también a las nuevas formaciones emergentes.

Durante la sesión de control al Gobierno, Pablo Iglesias se ha dirigido esta mañana a Soraya Sáenz de Santamaría para decirle que hay que reformar la Constitución “para proteger a los españoles de ustedes”.

Un discurso tan efectista como temerario. Si Iglesias hubiera estudiado lo suficiente, sabría que la Constitución Española de 1978 es una de las más avanzadas en el terreno de los contenidos sociales, y que por eso, ya “protege” a los españoles de las descarnadas políticas del capitalismo salvaje.

Sabría también que este texto constitucional fue elaborado en un momento muy diferente al actual, cuando las tesis socialdemócratas eran hegemónicas en Europa, y cuando el nivel de movilización social, política y sindical era en España mucho más alto que el actual. Hoy, en cambio, la ideología socialdemócrata ha cedido su espacio en Europa al más rancio neoliberalismo, y la inmensa mayoría de la población española prefiere quedarse en casa, en lugar de salir a la calle a defender su pan, su techo, su trabajo y su dignidad.

Por lo tanto, sería imposible que una Constitución reformada ofreciera más protección social que la ya existente, si tenemos en cuenta el contexto ideológico actual, tanto en España como en Europa. Además, el texto constitucional vigente, excepción hecha del reformado artículo 135, cuenta con la ventaja de que fue apoyado por la práctica totalidad del arco parlamentario, por lo que exigir su cumplimiento no es una veleidad ideológica, sino un imperativo democrático.

¿A qué viene, pues, este empeño en desviar la atención con piruetas constitucionales en el vacío? ¿No sería mucho más útil exigir el cumplimiento íntegro de una Constitución avalada por todos, mientras se aprovecha el tiempo para reconstruir los mecanismos de movilización social? ¿Cree el doctor en Ciencias Políticas Pablo Iglesias que, con la actual correlación de fuerzas, una hipotética nueva Constitución hipergarantista sería menos violada que la actual por los grandes poderes económicos y por sus capataces institucionales?

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados