Reino Unido: elecciones y democracia

9. junio 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Las elecciones parlamentarias que ayer celebró el Reino Unido, y en las que el Partido Conservador perdió su mayoría absoluta, han traído consigo una paradoja: cuando el país necesita más solidez institucional para negociar su salida de la Unión Europea, se construye uno de los escenarios parlamentarios más inestables de los últimos años.

Puede que algunos critiquen a Theresa May por haber convocado elecciones anticipadas cuando su partido ya disponía de mayoría absoluta, sobre todo, teniendo en cuenta que estos comicios se la han arrebatado. Sin embargo, para una persona de cultura anglosajona (a diferencia de lo que ocurre con muchos latinos), resulta imprescindible sentirse legitimada cuando se dispone a acudir a un foro para negociar en nombre de sus conciudadanos. Esa legitimidad lleva por apellido “democrática” y nace de las urnas.

Por eso, independientemente de la ideología de cada cual, es preciso destacar la profunda convicción democrática de la que han hecho gala los dos últimos primeros ministros británicos con sus referéndums sobre la independencia de Escocia y sobre el Brexit (David Cameron), y con las elecciones anticipadas celebradas ayer (Theresa May).

Desde el punto de vista de la legitimidad democrática, la mayoría simple cosechada ayer por May no vale menos que la mayoría absoluta de la que hasta ahora disfrutaba el Partido Conservador. La razón es que antes del 8 de junio de 2017, nadie en el Reino Unido había votado a Theresa May para que ocupara el cargo de primera ministra, y ahora sí lo han hecho. Tal vez haya que ser anglosajón para comprender la diferencia.

Lo que está claro es que, cuando el poder político está cada vez más carcomido por el poder económico y por las artimañas de los asesores publicitarios, lo ocurrido últimamente en el Reino Unido significa que todavía hay políticos profesionales a los que les importa la opinión del pueblo al que representan.

En cuanto al resultado de los comicios, lo más probable es que se dé una coalición entre conservadores y liberales. A pesar del meritorio ascenso logrado por Jeremy Corbyn al frente del Partido Laborista, la matemática parlamentaria hace prácticamente imposible un gobierno en minoría liderado por él y apoyado simultáneamente por nacionalistas, unionistas y liberales.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados