Serrat: domicilio ilimitado

22. mayo 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Una de las principales ventajas de ejercer como consejera de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Aragón es que puedes bajar a hacer la compra, a tomarte un café en el bar, o a comprar una revista del corazón, sin salir de tu propio domicilio. Así lo aseguró ayer la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso–Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) con su interpretación acerca de los límites del domicilio de la consejera.

Según el TSJA, una manifestación contra los recortes educativos convocada por el sindicato CGT no puede pasar por la céntrica calle peatonal de Zaragoza donde Dolores Serrat tiene fijado su domicilio porque la algarabía viola la intimidad de su inviolable domicilio. Hasta ayer, la calle era pública y el espacio interior delimitado por el portal del edificio era privado. Sin embargo, a partir de hoy se establece judicialmente una especie de burbuja de dimensiones indefinidas alrededor de los domicilios de los gobernantes; una burbuja tan vergonzosa como la inmobiliario–financiera, que en esta ocasión no tiene por objeto enriquecer a los especuladores, sino proteger a quienes gobiernan en su nombre.

A partir de este momento, se supone que las instituciones deberán publicar los domicilios de los políticos para que los manifestantes puedan establecer el recorrido de sus movilizaciones para no perturbar la paz de sus domicilios desde una calle que antes era de todos. Aunque lo más probable es que, vistas las solicitudes, las Delegaciones del Gobierno en las Comunidades Autónomas acepten o denieguen las solicitudes en función de quién, qué y dónde.

Así por ejemplo, resulta difícil aceptar que una concentración pacífica de fiambreras convocada por la Marea Verde el 12 de enero de 2013 frente al domicilio de Dolores Serrat culmine con una denuncia penal de la consejera contra dos estudiantes llamados Hugo y Rebeca, y que cuatro días más tarde los sindicatos UGT y CCOO no tuvieran ninguna traba gubernamental para recorrer la calle Alfonso, megáfono en mano, en una manifestación cuya pancarta de cabecera rezaba “Sector monitoras de comedores escolares de Aragón en defensa de unas condiciones de trabajo dignas. DGA=Responsable”. Cada cual, saque sus propias conclusiones.

Una vez abierta la veda del autoritarismo, la Delegación del Gobierno en Aragón no ha dudado lo más mínimo a la hora de prohibir una manifestación convocada por el Movimiento Hacia Un Estado Laico (MHUEL) que iba a recorrer la ultra–protegida calle Alfonso de Zaragoza el próximo 1 de junio.

Como hemos reiterado en numerosas ocasiones, el 12 de mayo de 2010, con la rendición de ZP al dios Mercado, se acabó la democracia en España. Ahora están comenzando a apagarse los derechos constitucionales de la mano de políticos déspotas y de jueces que tienen dificultades para distinguir entre el inviolable domicilio de cualquier persona residente en España (art. 18.2 de la Constitución) y los lugares de tránsito público donde manifestarse (art. 21.2).

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados