Sin censura ni moción

23. julio 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Hace menos de una semana CRÓNICA DE ARAGÓN reclamaba desde este mismo espacio que se presentase una moción de censura contra el régimen de Rajoy y contra la antipolítica de quienes “se atreven a proclamar que democracia es ir a votar un día cada cuatro años y callar los 1.460 restantes”.

Lamentablemente, el sistema electoral español, fuertemente bipartidista, propicia que sólo PSOE y PP estén en condiciones de presentar mociones de censura contra el gobierno de turno, ya que el resto de las fuerzas políticas tienen prácticamente imposible obtener los 35 diputados necesarios para impulsar esta figura parlamentaria.

Así pues, sólo el partido de Rubalcaba tiene en sus manos la posibilidad de instar al Congreso para que retire su confianza al actual Gobierno.

Sin embargo, el primer partido de la oposición ha considerado que los hachazos perpetrados por el régimen de Rajoy contra la educación y la sanidad públicas, contra los salarios de los funcionarios, contra los derechos laborales o contra principios constitucionales como el de la fuerza vinculante de los convenios colectivos, no son merecedores de una moción de censura.

Tampoco las cada vez más alarmantes sospechas de corrupción que recaen sobre el Partido Popular son motivo suficiente para la presentación de esta iniciativa parlamentaria.

La estrategia partidista se impone así a la dignidad democrática de aquellos a los que no les importa que su rival permanezca en el poder después de haber amañado las elecciones mediante un programa electoral ficticio, y quién sabe si también mediante fondos percibidos de forma irregular.

Sólo el miedo puede explicar la actitud timorata de Rubalcaba; miedo a que en el grupo popular haya una docena de “esperancistas” dispuestos a apoyar la censura contra Rajoy y de este modo forzar unas nuevas elecciones generales con la lideresa madrileña como candidata.

Finalmente, Rajoy comparecerá ante el Congreso para ofrecer a la plebe un nuevo asalto del teatrillo parlamentario al que socialistas y populares nos tienen acostumbrados cada miércoles. La diferencia es que, en esta ocasión, no solo presenciaremos un simple episodio de la sitcom “Rubalcaba contra Rajoy”, sino que podremos disfrutar de “Rubalcaba contra Rajoy. La película” (de los productores de “¿Qué he hecho yo para merecer este sobre?” y “Agárrame esos EREs”).

Mientras tanto, la confianza del pueblo soberano en las instituciones que deberían representarle, seguirá decreciendo al comprobar que no habrá censura al gobierno, y que tampoco hay “moción”, es decir, que nadie se mueve. Al fin y al cabo, Rajoy es el mejor oponente para Rubalcaba y viceversa. The End.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados