Soberanía nacional, al servicio del Imperio

27. octubre 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Ayer recordábamos en este mismo espacio que uno de los puntos más destacados del argumentario del PPsoe contra el independentismo periférico es que la democracia no puede separarse del marco constitucional en el que se ejerce. Otro de ellos es que la soberanía nacional es indivisible y, por lo tanto, corresponde en exclusiva al conjunto de la población española… y a Jens Stoltenberg, que a pesar de su nacionalidad noruega, tiene la capacidad de modificar las decisiones del Gobierno de España.

Una frase del secretario general de la OTAN tuvo ayer más poder ejecutivo que mil manifestaciones multitudinarias juntas por el centro de Madrid. Esta es la manera en la que el régimen de Rajoy entiende el concepto de “soberanía nacional”.

Y es que nuestro país “soberano” se instaló ayer en el ridículo más absoluto cuando nuestro gobierno cuestionó el permiso concedido en septiembre para que buques de la Armada rusa en ruta hacia el Mediterráneo repostasen en el puerto de Ceuta entre el 28 de octubre y el 2 de noviembre. Bastó con que Stoltenberg dijera que en la OTAN “estamos preocupados por el uso potencial que puedan tener estos barcos rusos para aumentar la catástrofe en Siria”, para que el Ejecutivo de Rajoy comenzara a recular, a pesar de las declaraciones del ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, según las cuales, “buques de la Armada rusa hacen escala con normalidad en puertos españoles desde hace años”.

El vergonzoso episodio concluía con la retirada de la solicitud por parte de la Federación Rusa, y con la “soberanía nacional” española en la Unidad de Cuidados Intensivos.

En cualquier caso, resulta alarmante que la OTAN rechace la presencia en territorio aliado de unos buques rusos que se dirigen a Siria para ayudar en la lucha contra los ejércitos yihadistas que controlan una parte del país y de su vecino Iraq.

Y también lo es el hecho de que la OTAN se preocupe de las víctimas civiles ahora, precisamente ahora, cuando la colaboración ruso-siria está a punto de arrebatar a los yihadistas la estratégica ciudad de Alepo, después de cinco años de guerra que han dejado casi 500.000 muertos (105.000 de ellos, civiles) y 10 millones de desplazados.

Cabe recordar que esa OTAN a la que obedece el Gobierno de España guardó silencio ante los 66.000 civiles iraquíes que murieron como consecuencia de la invasión aliada de 2003, y también ante los más de 1.500 civiles palestinos asesinados por Israel hace dos años durante su última gran incursión en Gaza.

La pregunta es evidente: ¿quiénes son los protegidos de la OTAN en territorio sirio?

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados